El viajero apasionado

Conexión playa y campo

El nuevo puente de Salobreña que conecta esta localidad con Motril abre un abanico de posibilidades para los múltiples senderistas que gustan de disfrutar de una ruta sin sobresaltos, rodeados de naturaleza, con el aliciente de que a ambos extremos se puede disfrutar de un baño en la playa.

Senderistas y ciclistas prefieren utilizar este recorrido alternativo a la N-340, que tantos problemas de tráfico plantea en verano y es habitual verlos, procedentes del hotel cercano de Playa Granada o de los apartamentos del Paseo Marítimo de Salobreña sobre todo a primeras horas de la mañana.

El recorrido es, además, un complemento ideal para los que inicien el camino desde la Guardia o el Peñón, en principio en buen asfalto para, una vez superado este cercano y aún desconocido puente para muchos, seguir sin dificultades por un camino con buena pista, en el que a los lados el viajero va acompañado de un paisaje bucólico y que inspira sobre todo paz.

Esta ruta supone una buena alternativa para los que no se la quieran jugar en la carretera nacional, aunque hay que ir sin prisa, debido a que transcurre por caminos rurales.

Si se toma como punto de partida el final Paseo Marítimo, con la posibilidad de haber disfrutado ya de un refrescante baño en la playa de Salobreña, un puente que supone el único tramo inclinado del recorrido, conecta la Villa con la localidad vecina de Motril.

Esta construcción, abierta al tráfico desde hace apenas un par de años, tardó demasiado tiempo en convertirse en una realidad, tanto que hubo que arreglarla antes de su inauguración, debido al largo tiempo en el que estuvo prácticamente abandonada.

El puente supone salvar el obstáculo del río Guadalfeo, que antes era preciso cruzar con una dificultad que dependía del caudal que llevara.

Una buena conexión por la parte de Salobreña, se convierte en una sorpresa cuando se pasa al otro lado. Aunque para algunos conductores supone un engorro superar una serie de curvas en una pista donde no se puede alcanzar velocidad, o ensuciar su coche con el polvo del camino, es una buena solución para los atascos de la N-340, con la ventaja de que la visibilidad de la carretera desde el punto de partida de la ruta aconsejará tomar una u otra alternativa.

La indicación de 'Motril', una vez que se baja del puente, conduce por un camino que no da lugar a equivocaciones, en el que no será infrecuente encontrarse con caballos y potrillos, que conviven en armonía con algunas especies de aves que se les colocan encima o suelen estar a su alrededor en una armónica convivencia.

Plantaciones de subtropicales se encuentra junto a otras más recientes dedicadas al cultivo de palmeras. Campos recién arados, algún que otro cortijo … En un punto del camino el trayecto discurre de manera paralela al Guadalfeo. La vista del promontorio de Salobreña es impresionante desde cualquier perspectiva.

De nuevo, otra indicación de 'Motril' que es muy fácil de pasar inadvertida hace que el viajero salga de pronto del campo y la tranquilidad a la viva imagen del progreso y del futuro en la zona.

Playa Granada constituye la promesa turística por excelencia de Motril. Las moles de edificios, cuya superficie será multiplicada hasta sumar 26.000 viviendas más, según el proyecto urbanístico que ya está aprobado, contrastan con la pervivencia de algunos campos colindantes e invernaderos. El campo de golf ofrece una opción más de deporte y ocio para el visitante. Las posibilidades de pasear por estas nuevas infraestructuras también suponen oportunidades de prolongar la ruta hacia el este o el oeste.

Un nuevo baño en Playa Granada o en la Playa de Poniente puede poner el broche de oro a una ruta sencilla, tranquila y bastante desconocida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios