Música hoy

"Cualquier sonido vale para crear música, existe el reciclaje sonoro"

  • El cantautor uruguayo Jorge Drexler lleva esta noche al Auditorio Falla la 'Cara B' de su música de estos últimos años en un concierto donde estará a solas con su guitarra

Después de la larga gira internacional de 12 segundos de oscuridad, en la que estuvo arropado por su banda habitual de músicos, el cantautor uruguayo Jorge Drexler ha decidido buscar en lo más profundo de sí mismo y de la relación que le mantiene en estrecha conexión con el público para volver a un formato de actuaciones por el que siempre ha sentido debilidad. Drexler presentará esta noche en el Auditorio Manuel de Falla algunos de los temas de Cara B, su último disco, donde las canciones propias se mezclan con versiones de otras ajenas que algún día le enamoraron. Sobre el escenario estará a solas con su guitarra, aunque tras la mesa le acompañarán dos técnicos de sonido y músicos que "estarán atentos para grabar sonidos en vivo y dispararlos a lo largo del show", según explica el cantante.

"Se trata de una gira más íntima y un concepto muy diferente de concierto. Tocar solo te coloca en situaciones diferentes como músico. Puede que tengas más flexibilidad a la hora, por ejemplo, de cambiar el repertorio, pero en contra no tienes alguien en quien apoyarte directamente, así que debes tirar mucho más de tu relación con el público. Estás más desnudo, y la verdad es que tenía muchas ganas de hacer algo así. Siempre he procurado alternar conciertos grandes y planteados en el marco de una banda con pequeños recitales; pero lo que pasa es que esta vez lo he grabado y he conseguido una idea de sonido diferente con un planteamiento de partida distinto al de discos anteriores", destaca.

El resultado de esta aventura de grabar actuaciones durante una semana en Cataluña ha sido Cara B, un doble disco y DVD maratoniano que reúne 34 temas con incontables "sorpresas" para quien lo escucha: "Es un disco grabado en directo con seis micrófonos entre el público con los que se han recogido sus reacciones. Casi todas las canciones tienen un detalle de un chasquido de una cámara de fotos, del ruido de una campana que se mete de repente, del ruido de un tren, de un comentario del público preguntando por algo a lo que yo respondo, de aplausos, de voces de fondo, de pasos por el suelo... Todo lo usamos para hacer música. Es algo así como un concepto integrador, como la creencia de que cualquier sonido puede ser utilizado hoy en día para hacer música. Es casi un concepto ecológico: no tiramos nada, existe el reciclaje sonoro".

En este Cara B, el público se convierte más que nunca en el protagonista, en "la pieza fundamental del concierto" que, desde el patio de butacas, le aporta otra dimensión. "Los directos siempre son mágicos. Una cosa es tocar la guitarra en una habitación o en una prueba de sonido y otra muy distinta es que haya público delante. La diferencia entre un concierto y simplemente tocar es el público", añade.

Revisiones de temas como Todo se transforma se entremezclan con versiones de Leonard Cohen, Caetano Veloso, Javier Ruibal o Kiko Veneno hasta completar un repertorio cantado en cinco idiomas diferentes en los que Drexler ha querido sacar a luz la "parte más oculta" de su música y el "lado no visible" de todo un proyecto artístico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios