Curso 'Follow me' para aprender chino

  • El Centro Cultural CajaGranada Memoria de Andalucía repasa la trayectoria del fotógrafo chino Wang Qingsong

Los españoles de más de treinta recuerdan que no consiguieron aprender ni una palabra de inglés con Follow me. El mismo programa de televisión se emitió en China con idénticos resultados y sirve como metáfora al fotógrafo Wang Qingsong para la retrospectiva que ayer se inauguró en el Centro Cultural CajaGranada Memoria de Andalucía. Y si la mayoría de los artistas pretenden impactar en el espectador a la milésima de segundo, cada instantánea de Qingsong consigue provocar cientos de fogonazos, contar multitud de historias. Son fotografías para reflexionar, para acercarse a ellas con tiempo. Y una muestra de generosidad del artista chino; se venden en galerías como Sotheby's a un precio de 300.000 euros pero las ha cedido gratuitamente para exhibirlas en Andalucía.

Follow me es la única retrospectiva de este autor y llega ahora a Granada en primicia. El artista chino cuestiona el proceso de transformación y los rápidos cambios por los que está atravesando China desde su aperturismo económico. Expresa su creatividad mezclando fotografía, escultura e iconografía de la Historia del Arte en Europa, hasta lograr instantáneas de estilo gaudy art en las que la cantidad de figurantes y las dimensiones de los platós son tan espectaculares como las producciones de cine. Una experiencia casi felliniana.

La inauguración de la muestra contó con la presencia del director del Centro Andaluz de Fotografía, Pablo Juliá; el delegado de Cultura de la Junta, Pedro Benzal; y el vicepresidente primero de CajaGranada, Luis González. Todos coincidieron en resaltar la muestra de Wang Qingsong como una de las más impactantes de las que han venido a la ciudad en los últimos tiempos. "Es un espectáculo magnífico, impresionante, que tiene además el mejor catálogo que he tenido entre las manos", resaltó Benzal.

Wang Qingsong trabaja en documentalismo, fotografía, video y escultura. Utiliza la fotografía para reflexionar sobre la transformación y los rápidos cambios por los que está atravesando China, centrándose en las contradicciones de la realidad social contemporánea china generada por el acelerado desarrollo económico del país. Realiza al tiempo una crítica al culto de iconos globales que define en gran medida la sociedad consumista y la pérdida de espiritualidad en la China de hoy. Sin embargo, se muestra igualmente riguroso en su crítica al tradicionalismo regresivo y a quienes tratan de rechazar presiones culturales externas.

Follow me es el título de la exposición y una de sus más conocidas obras. Fue el primer programa de enseñanza de inglés que emitió la CCTV en 1982, en los inicios de la reconstrucción económica china. Se emitieron repetidamente durante doce años y lo siguieron diez millones de espectadores. Su importancia trascendió la enseñanza del idioma, pues muchos ciudadanos chinos conocieron a grandes rasgos el estilo de vida occidental. "Desde la antigua serie de televisión hasta mi fotografía del mismo nombre, mi sueño ha sido ver que China avanza hacia el mundo y el mundo conoce China", reconoce el propio Wang Qingsong.

También utiliza los grandes iconos nacionales, como en la obra Las peticiones de Buda (1999), donde retrata a un Dios, también cambiado, que alza las manos en busca de cerveza y tabaco sobre una peana de Coca-Cola. En cambio, en la obra Pasado, presente y futuro, los figurantes que aparecen retratados están embadurnados de polvo plateado, dorado y barro en alusión a los cambios transcurridos desde la revolución, y sus posturas imitan las de esculturas monumentales comunistas que aún se conservan en algunas ciudades de China. No escapa de su crítica las contradicciones sociales que provoca el choque de culturas. Así, la mayor obra de la exposición, de 1,20 x 12 metros de largo y producida en un estudio de cine de Pekín de más de 1.700 metros cuadrados, es China Mansion, donde muestra a invitados extranjeros, emulando posturas de pinturas de Ingres, Courbet, Manet, Gaugien, Klein, Boucher, Rembrandt, Rubens, Man Ray y otros artistas, "para que los modelos se comunicasen entre sí a lo largo de los siglos y con la cultura china para crear cierta empatía". A la derecha, el soldado armado parece un atracador impidiendo que los honorables huéspedes se muevan con libertad, representando el entusiasmo de las autoridades chinas por invitar a expertos extranjeros. En resumen, Follow me también se podría haber titulado Qingsong ocho y medio.

Exposición temporal. Estará abierta hasta el 4 de septiembre de 2011.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios