Los Dardenne buscan su tercera Palma en Cannes

  • n festival Los hermanos belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne presentan en competición 'Le silence de Lorna'

Los belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne, doblemente galardonados con la recompensa suprema del Festival de Cannes por Rosetta (1999) y El niño (2005), partieron ayer en busca de su tercera Palma de Oro con El silencio de Lorna.

Cineastas de la realidad social, pintores de ese cuarto mundo que los países ricos dejan a la orilla del camino, los Dardenne abordan esta vez la migración y las redes delictivas que se crean a su alrededor. Pero el El silencio de Lorna es ante todo el retrato de una mujer cuyos sueños son desbaratados por la culpa y que se aferra a una esperanza inexistente.

Lorna es una albanesa emigrada a Bélgica que sueña con poder comprar un bar con su novio. Para obtener la nacionalidad, se hace cómplice de una red mafiosa que le organiza un matrimonio blanco con un drogadicto, Claudy. El acuerdo es que, una vez belga, pueda casarse con un mafioso ruso, para que éste obtenga a su vez, a cambio de mucho dinero, la codiciada nacionalidad. Y para que el negocio se haga rápidamente, tiene que quedar viuda.

Los Dardenne filman la historia de Lorna con planos menos cercanos a los personajes y con una narración más pausada y distante que en sus anteriores películas. "Queríamos mirar a esa mujer, queríamos grabarla, más que escribirla con la cámara", explicó Luc Dardenne en rueda de prensa, tras la proyección de la película. "Lo que nos interesa son los personajes, los seres humanos, mostrarlos sin juzgarlos", agregó Jean-Pierre Dardenne.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios