Enrique Morón. Poeta

"Dedico mi libro a poetas que han tocado la fibra del cante"

  • Con 'Aires populares y flamencos', Enrique Morón rinde homenaje al flamenco y la copla. Incluye citas de Lorca y los hermanos Machado.

El escritor granadino Enrique Morón acaba de publicar su último poemario, Aires populares y flamencos (Ediciones Port Royal) donde reivindica la belleza del flamenco y la copla y la nostalgia de las tardes de radio de su juventud. El autor, nacido en Cádiar en 1942, ha escrito unos 30 libros de poesía.

-¿Qué aporta su nuevo poemario Aires populares y flamencos?

-Hace mucho tiempo que estaba intentando hacer este libro. He sido aficionado al flamenco desde muy joven y el libro tiene tres partes, la primera se llama Cante Flamenco, la segunda Versos de amor y desamor y la tercera Colofón.

-Un trabajo adecuado para reivindicar lo nuestro.

-Sí, porque menciono a autores muy importantes como Lorca, los hermanos Machado y fundamentalmente al padre de ellos, Demófilo. Dedico este libro a Benítez Carrasco, Ladrón de Guevara, Rafael Guillén y Javier Egea, porque todos ellos cada uno a su estilo tocaron la fibra del cante. También a Juan de Loxa y Carlos Cano, que fue capaz de dar un gran impulso a la copla insuflándole savia nueva cuando estaba en franco declive a causa de la música anglosajona.

-Menciona citas de poetas muy conocidos y hace una defensa del toro como ya hizo José María de Cossío.

-Defiendo la fiesta, tengo el Cossío entero en mi casa, Miguel Hernández fue secretario de Cossío. "Como el toro he nacido para el luto", esta metáfora de Miguel Hernández pienso que fue escrita por esa vinculación laboral con Cossío, que incluso le ofreció su casa del norte durante la Guerra, pero él la rechazó para volver a su pueblo, donde lo metieron en la cárcel.

-¿Son poemas meditados o escritos a ritmo de impulsos?

-Los poemas de soleares, seguirillas y coplas flamencas los he ido escribiendo poco a poco, no tenía prisa en publicar.

-¿Cómo empezó su pasión por la poesía?

-Cuando era estudiante me pusieron un profesor particular, un día llevaba un libro de las Rimas de Bécquer, yo tendría 15 años, se lo dejó en casa y empecé a leerlo, me lo regaló y ahí empieza mi ilusión y mi pasión por la poesía. Además he sido catedrático de Lengua y Literatura española.

-¿Alguna anécdota especial durante la elaboración del libro?

-No sé si es exactamente una anécdota pero un poema que me gusta mucho es el que dedico a los toros. Los toros en la plaza sufren, pero antes de ir a la plaza viven en el campo sueltos, felices.

-¿Recuerdos de la infancia en los poemas?

-Muchos, como el Huerto de los frutales, donde cuento cómo en mi juventud jugaba allí con mis amigos, y recuerdo el ambiente de aquel huerto. De aquella época de posguerra, tan influenciada por la música italiana y alguna ranchera también reflejo la importancia que tenía la copla en los programas de discos dedicados, de ahí el poema Elogio de la copla.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios