Depedro, la cara íntima de un hombre bueno

  • Hace apenas seis meses que estuvo en Granada con su banda y ahora lo hace a pecho descubierto

Lo de Depedro con el escenario debe ser cosa de adicción. Entre pruebas de sonido y actuaciones; entre sus múltiples participaciones con músicos de todo el planeta y sus propios shows, debe pasar más tiempo sobre él que en el salón de su casa. Hace apenas seis meses que estuvo en Granada, entonces en Planta Baja, presentando las canciones de su último álbum La increíble historia de un hombre bueno y ahora repite para volver a repasar esas mismas canciones, aunque con una vestimenta diferente. Entonces vino al frente de su banda y en esta ocasión lo hace solo, a pecho descubierto con el único acompañamiento de una guitarra acústica. La cita tiene lugar esta noche a partir de las nueve y media en la sala BoogaClub. Después de haber pisado escenarios de todos los continentes habitados, de Suiza a Grecia, de Rusia a Israel, de Australia a Guatemala… el disco, tercero desde que adoptara el sobrenombre de Depedro, refleja las vivencias por todo el mundo del versátil músico, tanto en su temática como en el número de colaboraciones. A la inevitable presencia de sus compinches de Calexico, Joey Burns y John Convertino, se suman la veterana batería de Tony Allen, el percusionista nigeriano que fuera mano derecha de Fela Kuti, el australiano Bernard Fanning, de Powderfinger, Martin Wenk, de los neoyorquinos Nada Surf o Nick Urata, uno de los gitanos de Colorado que forman Devotchka. Con ellos ha creado su disco más delicado y universal. También el más ambicioso y original. Los que quedaron prendados con sus canciones vestidas de largo no deberían perdérselas ahora en ropa de andar por casa. Y para los que aún no lo hayan degustado en directo es la oportunidad perfecta para descubrir a uno de los más brillantes cantautores rock que ha dado España en lo que va de siglo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios