Desafío a la realidad

  • El Parque de las Ciencias propone un recorrido por la exposición 'Perspectiva, Ciencia y Magia de la Representación"

Plinio El Viejo cuenta en su Historia Natural que el artista griego Zeuxis (siglo V a. de C.) pintó en la pared un racimo de uvas tan realista que hasta los gorriones bajaban a picotearlas. Capaz de recrear un mundo imaginario, de confundir lo real con lo representado o poseer imágenes ocultas, la perspectiva desafía en el arte a la mismísima realidad. También conocida como Ciencia del Arte, permite representar sobre una superficie plana formas tridimensionales, siguiendo un proceso semejante al de nuestra visión.

El Parque de las Ciencias desvela sus secretos en la exposición Perspectiva, ciencia y magia de la representación, una muestra coproducida por el Centro de Cultura Contemporánea de la Universidad de Granada y el museo, que podrá visitarse en el Pabellón de Espacios Naturales hasta mayo de 2009.

Entre las numerosas joyas, se encuentra el secreto del cuadro Los embajadores, de Holbein (1533). Una pintura en la que aparece el embajador de Francia en Inglaterra y un amigo ricamente vestidos rodeados de un universo de elementos simbólicos. Sin embargo, algo choca en la imagen. Se trata de una extraña figura sólo reconocible cuando se observa el cuadro desde la rasante lateral derecha.

Los más de 450 metros de la exposición recorren la historia de la perspectiva en el arte con los inventos que utilizaron grandes pintores, escultores y arquitectos para ser precisos en sus obras e invita al público a mirar por las mirillas de los extraños aparatos y aprender los trucos de esta ciencia. Una cámara oscura de gran tamaño enseña la forma en la que el dibujante se colocaba en su interior, donde recibía sobre una mesa de dibujo la proyección de la imagen del exterior.

Aunque la perspectiva tuvo sus antecedentes en el ilusionismo pictórico de la antigua Grecia y Roma, fue en la Italia del Renacimiento cuando nació gracias a los pintores de formación humanista. En ella se integran la óptica, la fisiología, la anatomía, la geometría, las proporciones, el dibujo y la pintura. Sus principales exponentes fueron Leonardo da Vinci, Durero, Vignola o Leone Battista Alberti, que en su De pictura (1435) proporciona la primera definición de la perspectiva científica.

Sin embargo, se considera a Brunelleschi (1377-1446) inventor de la perspectiva con la presentación que hizo al público en 1415 de un extraño experimento con el conjunto del Baptisterio de Florencia como protagonista. El arquitecto codificó sus conocimientos de perspectiva en unas tablas en las que demostraba la correspondencia entre la visión del ojo humano y el nuevo sistema de representación basado en la perspectiva. El invento forma parte de la exposición.

Perspectófrafos, rejillas, aparatos pre-fotográficos, cámaras oscuras y claras o pantófrafos fueron las 'máquinas de dibujar' que utilizaron los grandes artistas para 'engañar' al ojo humano. Así, el fisionotrazo ayudaba al pintor en sus retratos componiendo una figura exacta a través de un lienzo que proporcionaba los contornos perfectos de la sombra. O el perspectófrafo, un artilugio con una mirilla y una cuadrícula, que permitía observar las cosas que aparecen tal como son, sin variación alguna. El velo de Leone Battista (con un bastidor) marcaba punto a punto la secuencia que luego completaba el dibujante.

Da Vinci dio incluso instrucciones para ser un exacto de la perspectiva: la disminución aparente del volumen de los cuerpos opacos a medida que se alejan del ojo; la forma en que varían los colores al estar más lejos; o cómo los contornos de los objetos debían estar menos acabados a mayor distancia.

Como destacó ayer Ernesto Páramo, director del Parque de las Ciencias, la exposición es una prueba del "verdadero ingenio humano. Era todo un reto de imaginación hace siglos ser fieles a la hora de representar el mundo exterior. Hoy vivimos rodeados de aparatos con los que parece muy fácil".

Para Inmaculada López Vílchez, comisaria de la muestra, se observa la perspectiva desde dos puntos de vista: "Como un sistema científico basado en la geometría y como magia de imágenes, que ofrecen una visión lúdica y divertida desde el siglo XVII".

Esta segunda parte, la que presenta a la perspectiva como un juego con el espectador, es clara en una sección de la exposición titulada Gabinete de anamorfosis. Estas pinturas y dibujos mostraban imágenes distorsionadas que se reconstruían mágicamente desde una mirilla o espejo. Su finalidad era lúdica, aunque también eran imágenes secretas que mostraban escenas pornográficas, críticas sociales o religiosas.

El taller didáctico Con ojo de artista propone a los más pequeños, en una habitación dentro de la exposición, atreverse con las perspectiva y componer imágenes tan complejas como la que realizó Samuel Van Hoogstraten. De él, se puede ver un Cosmorama que representa escenas en perspectiva, un espacio virtual de grandes dimensiones donde las habitaciones de una casa y los personajes van apareciendo al mirar por determinados laterales.

Un juego visual que convierte en plano el rostro de una Medusa realizado en forma de cono o a descubrir la calavera que acompañaba a los personajes del conocido cuadro de Holbein.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios