Diario gráfico de un día en la vida de The Beatles

  • La Fábrica edita un libro con las 88 imágenes que Don MacCullin hizo a la banda de Liverpool en el verano de 1968

Algunas de las fotografías que Don McCullin hizo a los Beatles en el verano de 1968 se convirtieron en iconos culturales del siglo XX, pero hasta ahora no se había mostrado el resultado íntegro de aquella sesión, que Paul McCartney recuerda como "un gran día en la calle".

Un día en la vida de los Beatles, que acaba de publicar en español La Fábrica, ofrece en 88 imágenes, muchas de ellas inéditas, la cara más espontánea del "grupo de personas más famoso del mundo", según lo define el fotógrafo en el prólogo de este libro.

Cuenta McCullin -quien en la época era ya un curtido corresponsal de guerra- que cuando recibió una llamada telefónica en la que proponían pasar un día fotografiando a los Beatles a cambio de unos honorarios de doscientas libras (227 euros al cambio actual) pensó "que era una broma". "Hubiese estado dispuesto a darles yo a ellos las doscientas libras", asegura el fotógrafo, quien, acostumbrado a las imágenes de guerra, se enfrentaba en esa ocasión con algo bien distinto: cuatro tipos "en la cima de su poderío" con personalidades "muy diferentes".

McCullin los recuerda así: "John Lennon y Paul McCartney eran claramente los líderes; George Harrison era el más callado, y Ringo parecía mantenerse un poco al margen".

En julio de 1968 los Beatles estaban inmersos en la grabación del White albim, uno de sus proyectos artísticos más fascinantes, pero también una experiencia disgregadora que marcó el comienzo de la cuenta atrás del grupo. "Era un período oscuro. Fue un gran disco, pero difícil de realizar", admite McCartney en la introducción del libro, donde explica que los Beatles buscaban "algo distinto" cuando pensaron en McCullin, tras haber trabajado con fotógrafos como Richard Avedon, Norman Parkinson y David Bailey.

El fotógrafo acudió a la cita con los Fab Four "sin ninguna agenda", excepto el encargo de tomar una imagen en color para la portada de la revista Life.Para esta foto empleó una máquina de viento ante la que los cuatro músicos sonríen. La instantánea se convirtió en una de las más famosas de la sesión y abre un libro que reconstruye el paseo que los Beatles y McCullin dieron por Londres aquel día de julio.

Un día en la vida de los Beatles termina con una inquietante imagen en la que Lennon -asesinado en 1980- posa como si estuviera muerto. Harrison, que murió en 2001, lleva puestas las gafas redondas de John.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios