Música clásica

Don Juan es un adolescente

  • Harmonia Mundi publica en un doble DVD el 'Don Giovanni' de Mozart en la producción de Vincet Boussard y René Jacobs para el Festival de Innsbruck 2006

Coincidiendo con la nueva producción de Mario Gas para el Teatro de la Maestranza, Harmonia Mundi publica en DVD la visión de Don Giovanni que ofrecieron en el Festival de Innsbruck de 2006 Vincent Boussard y René Jacobs. Las ideas del director musical sobre la obra eran bien conocidas, pues HM publicó ya en CD la versión que grabara en noviembre de 2006, un mes después de que el 6 de octubre de aquel mismo año se hicieran en Baden Baden las tomas para este doble DVD (en el que, por fin, HM se acuerda del español para los subtítulos).

El concepto que el maestro belga tiene de la ópera pasa por la recuperación de un mensaje original que, en su opinión, fue falseado por los románticos, al convertir al protagonista principal en un héroe trágico, lo que transmutó el dramma giocoso mozartiano en tragedia prewagneriana. Pero para Jacobs, si se eliminan los componentes de la farsa, la obra se manipula sin motivo. Acaso por eso escoge la versión de Viena, lo que le permite añadir el dúo bufo del segundo acto entre Leporello y Zerlina, cortado desde el siglo XIX, ya que no encajaba con las ideas preconcebidas de los románticos.

Destacable resulta de entrada la juventud del elenco escogido. Y es que, como figura en la lista de personajes del libreto, para Jacobs, Don Juan es "un joven extremadamente licencioso", y el resto de personajes se rejuvenece con él. Doña Ana, Don Ottavio y el Comendador forman un trío sentimental, característico de la ópera seria de la época, un trío en el que Ottavio no es ya el pusilánime afeminado de tantas interpretaciones, sino un hombre altruista, racional y sensible, un ciudadano moderno, opuesto al libertino feudal que representa Don Juan; Zerlina y Masetto caen del lado cómico, como Leporello; mientras que doña Elvira es, como don Juan, un personaje de medio carácter, que participa de la tragedia y de la comedia.

Esta visión es llevada a la escena por Vincent Boussard, que enfatiza los rasgos juveniles hasta el punto de que el don Juan de Johannes Weisser (algo pobre como actor) parece casi un adolescente. Boussard elude por completo el historicismo; juega con un par de modernas estructuras fijas y un telón rojo como toda escenografía y resuelve de forma razonable las dificultades inherentes a la obra, aunque su visión le lleva a ideas un tanto erráticas en la interacción entre los personajes (por ejemplo, cuando Zerlina consuela a Masetto ofreciéndole su corazón y diciéndole aquello de "Siéntelo latir, tócame aquí", está a tres metros del campesino; por ejemplo, la estatua de piedra hace su aparición por el patio de butacas, pero no llega al escenario, por lo que ni siquiera se roza con Don Juan). Atractivo vestuario de Christian Lacroix.

Musicalmente, Jacobs altera muchos de los tempi a los que la tradición nos había acostumbrado y permite notable libertad ornamental a unos cantantes que varían ligeramente del elenco que grabó la obra para el CD. Leporello es aquí Marcos Fink, Don Ottavio, Werner Güra y Doña Ana, Malin Byström. Alexandrina Pendatchanska (Doña Elvira), Sunhae Im (Zerlina), Nikolay Borchev (Masetto) y Alessandro Guerzoni (Comendador) repiten en sus papeles con resultados que no hacen olvidar a los grandes nombres, pero que nos presentan la obra desde una perspectiva diferente. Soberbia la Barroca de Friburgo, realzando la teatralidad del concepto, e interesante making of de casi una hora, en el que Jacobs justifica su apuesta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios