Arqueología

Egipto muestra al mundo la segunda barca de Keops

Egipto mostró ayer al mundo, por primera vez, imágenes de la segunda barca solar descubierta junto a la pirámide de Keops hace ya medio siglo, y que aún continúa enterrada debido a su delicado estado de conservación.

Un equipo de investigadores japoneses consiguió introducir una minúscula cámara bajo tierra para enseñar en directo a reporteros y turistas lo que aún queda de la embarcación, destinada, simbólicamente, a trasladar al faraón a su vida de ultratumba.

A pocos metros del pequeño agujero por el que insertaron la cámara, un televisor mostró varios listones de maderas alineados en el interior de un cubículo de piedra de 20 metros de longitud.

El secretario general del Consejo General de Antigüedades, el mediático arqueólogo Zawi Hawas, detalló los pormenores del proyecto y explicó que es "la primera vez" que los visitantes pueden ver en directo un yacimiento arqueológico sobre el que no ha intervenido el hombre, y destacó que los restos tienen unos 4.500 años.

"Es increíble, aquí se puede olfatear el pasado", subrayó el célebre arqueólogo. El siguiente paso, apuntó, consiste en extraer los fragmentos de la barca, restaurarlos y ensamblarlos, un proceso que, reconoció, "puede llevar 15 años". Si se culmina con éxito este proyecto, la embarcación, junto a otra ya restaurada y que se exhibe en una sala aledaña, será trasladada al futuro Nuevo Museo Egipcio -frente a la explanada de las pirámides-, cuya inauguración está prevista para dentro de 5 años.

Esta segunda barca fue descubierta en 1954, y en un principio no se pensó que se tratara de una embarcación solar, sino de una de tipo funerario y utilizada para navegar por el Nilo.

En 1987, unas fotografías tomadas por investigadores de National Geographic mostraron similitudes entre esta embarcación y la que se expone actualmente a pocos metros, así como elementos simbólicos propios de las barcas solares.

Además, se descubrió que el deterioro de la madera avanzaba con rapidez debido a la presencia de insectos dentro de la cámara de piedra. Hawas destacó que su restauración servirá para arrojar algo de luz sobre la función de estos veleros, aún no aclarada del todo.

Las barcas solares, en principio, tenían un carácter simbólico y estaban estrechamente unidas al ciclo de la vida y la muerte en el Antiguo Egipto, donde se creía que los faraones las empleaban después de su fallecimiento.

Por su parte, Sakuji Yoshimura, el investigador japonés que lidera el proyecto, explicó que su equipo se prepara para comenzar a extraer los restos, etapa que podría iniciarse el próximo mes de noviembre de forma intensa..

Además, reveló que a partir del año que viene se iniciarán los trabajos para ensamblar de nuevo la estructura de la embarcación.

"Esperamos comenzar el próximo verano, porque vamos a necesitar un año o un año y medio para sacar las 600 piezas que conforman la barca", manifestó Yoshimura en declaraciones a los periodistas que estaban presentes.

Comentó que la madera no se encuentra en muy buen estado, por lo que es preciso actuar lo antes posible, aunque reconoció que no es fácil saber con exactitud el estado de conservación hasta que se extraigan los listones.

El científico japonés no quiso concretar el capital que se invertirá en este proyecto, pero sí adelantó que la financiación correrá a cargo del Gobierno japonés y del centro universitario Waseda, al que él pertenece.

Aunque en un primer momento las autoridades egipcias manifestaron que el lugar se podría visitar a partir de ayer por la mañana, el recinto se cerró apenas una hora y media después de la presentación.

Sin embargo, fuentes próximas a la excavación han asegurado que las visitas podrán comenzar la próxima semana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios