Elk City cierra en Planta Baja la gira española de 'New Believers'

  • Los neoyorquinos aportan una nueva visión al pop experimental

Renée LoBue y Ray Ketchem tenían muy claro lo que les gustaba de la música y lo que no cuando crearon en 1990 Melting Hopefuls, un proyecto que se esfumó al poco tiempo pero que estaba llamado a reinventarse tras un 'bendito' encuentro con Sean Eden (ex Luna) y Barbara Endes (ex Lovelies). Juntos, y ya como Elk City, los neoyorquinos se han encargado de aportar una nueva visión al pop experimental partiendo de unas melodías con arreglos preciosistas y textos cargados de ideas.

Elk City cierra esta noche en Granada con un concierto en la sala Planta Baja una breve gira de conciertos con su álbum New Believers que los ha llevado también a Córdoba y Sevilla. "Este tour ha sido una apuesta de nuestro sello para España y Francia, Astro. Cuando estuvimos el pasado mes enero en Madrid notamos muy buenas vibraciones con los medios y confiábamos en que se trasladasen al público español. La verdad es que estamos muy excitados con esta gira, por ver la reacción de una audiencia diferente a la de nuestro país", cuenta LoBlue, cantante y principal compositora de la banda.

New Believers se editó hace tan sólo unos meses después de un tiempo en el que el grupo estuvo alejado de los estudios de grabación, pero que le sirvió para "crecer y evolucionar como banda", según afirma Ketchem, batería y productor. "Este disco es como empezar otra vez desde el principio pero con la experiencia adquirida como bagaje", apostilla.

El último trabajo de Elk City destila color, ornamentos y luces en lo musical. Se trataba de una intención prioritaria que ha tenido su fruto en un puñado de canciones que invitan a no dejar de ser escuchadas. "Decidimos que Ray tenía que ser el productor del disco, así que teníamos claro que íbamos a aceptar su estado emocional y artístico en ese momento", explica LoBlue. Sobre esa base, el batería se propuso "llenar de vivos colores el 'vestido' precioso en blanco y negro" que llevó LoBlue al estudio. "Llevamos muchos años trabajando juntos, y a veces uno termina las frases que empieza el otro. Todo en nosotros termina resultando ser muy natural y fluido. El objetivo es que las canciones te sacudan en una primera escucha y que te sigan gustando 20 años después".

Convertidos en una de las bandas con una carrera en permanente ascenso en Nueva York, uno de sus objetivos es dar a conocer su trabajo fuera de las fronteras de Estados Unidos: "Vivimos para la música, es lo que nos mantiene vivos. La música es nuestra luz, nuestra existencia y nuestro modo de vida, lo demás es accesorio. No creo que haya ninguna competición, pero para nosotros es muy importante que a la gente le guste nuestro trabajo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios