Erentxun, un radical de lo analógico, en busca del sonido de los 70

  • El músico ha grabado '24 golpes' en apenas diez días, "sin usar herramientas digitales" y con un espíritu de directo que ofrece canciones como pequeños disparos

Sigue usando tele de tubo, saca fotos en carrete y graba todos sus discos sin arreglos digitales. Eso afirma el cantautor Mikel Erentxun, que se considera a sí mismo un "radical" de lo analógico, algo que intenta plasmar en su último trabajo, 24 golpes, como explica en entrevista con Efe.

"Se trata de un disco de rock directo, sin artificios, dolorosamente desnudo, con canciones muy crudas que son como pequeños disparos, como escupitajos", indica el músico, quien trata de recuperar con este álbum el sonido que ofrecían artistas como David Bowie o The Beatles a comienzos de los años 70.

Para conseguir ese tono se trasladó a un estudio de Hudson (Nueva York) y grabó todas las canciones "a la primera, en apenas diez días, sin usar herramientas digitales, con un espíritu de directo que persigue a todos los temas".

Erentxun opina que "actualmente todos los discos suenan igual en la radio, un tanto fríos", por culpa de esa digitalización que él trata de evitar pero de la que no huye, ya que, matiza, "nunca" ha empleado técnicas digitales en sus discos en solitario.

El corto proceso de grabación contrasta con el periodo de gestación, y es que, según Erentxun, 24 golpes, que también se edita en vinilo, se halla entre los discos que "más tiempo" le ha llevado componer, en un momento personal lleno de "emociones encontradas".

Sobre Si te vas, el primer sencillo del álbum, cree que se trata de "una pequeña bofetada, breve, directa y con una letra cargada de amor", que es "totalmente representativa" de lo que ofrecen el resto de canciones.

El cantautor -nacido en Caracas en 1965 y criado en San Sebastián- cree que este lanzamiento refleja esos contrapuestos estados de ánimo por los que ha pasado durante su preparación, y pone como ejemplo el contraste que supone el "optimista" tema Samurai, frente a la "dolorosa" composición Desfile.

Según Erentxun, "este trabajo se mueve musicalmente entre el medio tiempo y el tiempo rápido, y es a nivel de textos donde se halla la profundidad", con unas letras que le han ayudado a componer artistas como el poeta Jesús María Cormán o el músico Diego Vasallo, con quien formó Duncan Dhu en el pasado.

Aunque en esta ocasión no ha contado con la participación de la banda Las Malas Influencias -con la que grabó en 2009 su disco Detalle del miedo-, cree que 24 golpes se enmarca en la senda que inició hace tres años, "un nuevo camino alejado de lo convencional y comercial, con altas cotas de libertad y experimentación".

El nombre, 24 horas, alude al "número de horas en que se dividen los días, a esa obsesión de los humanos por el paso del tiempo y por medirlo todo", dice Erentxun, quien también ha usado ese título para bautizar una de sus nuevas canciones.

Un tema que, curiosamente, no está incluido en el lanzamiento que nos ocupa, sino en un segundo álbum titulado Eléctrico, que en algunos comercios se regalará junto con 24 horas. Eléctrico, con un estilo "más íntimo y acústico", recoge composiciones que Erentxun grabó en su casa y que fueron descartadas del álbum madre.

No obstante, el artista especifica que "ese segundo álbum, aunque inevitablemente está ligado a 24 horas, tiene entidad propia, es independiente".

Erentxun iniciará hoy en Madrid una serie de actuaciones acústicas por distintos Fnacs de España, y el 29 de abril comenzará en San Sebastián la gira de grandes conciertos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios