'Esencias de papel', el prólogo de una historia

La Galería de Servicios Céntrales de Caja Rural de Granada acoge hasta el próximo día 23 de mayo la colección Esencias de Papelde Emilio Luis Fernández Garrido. La muestra consta de 47 obras en papel, con predominio del dibujo y presencia de la pintura tridimensional y la escultura. Toda la obra en su conjunto refleja una gran influencia de su experiencia en el grabado calcográfico, la serigrafía y la litografía.

El título de cada una de las obras es el prólogo o una prolongación de la misma. "Hay una simbiosis total entre el título y la obra", asegura Emilio Luis, que ve en sus cuadros también una forma de plasmar sus escritos. "Si unimos todos los títulos entramos de lleno en el universo que quiero plasmar, tanto en mis experiencias como ser humano y como hombre", asegura el artista.

Para Emilio Luis la creación se convierte en una necesidad de reproducir y representar la figura humana con un planteamiento y una óptica personal así, como actitudes morales. La motivación principal a la hora de abordar su propio proyecto artístico, son las relaciones que se establecen entre las personas, y éstas, a la vez con la transformación de su cuerpo.

A través de los colores cálidos como el naranja, los ocres, rojos, granates, tierra, y los tonos oscuros, Emilio Luis transmite toda su fuerza y vitalidad. "En cambio, el azul es un color que en estos momentos no está en mi paleta, igual un día reaparece", dice el artista.

Esencias de Color, es una muestra cargada de fuerza, de vida, repleta de simbolismo y llena de paradojas aparentes. La sencillez de los elementos que aparecen en sus cuadros, contrasta con unos fondos elaborados con una enorme minuciosidad. La fragilidad del soporte que utiliza, papel de algodón hecho a mano, frente a la dureza de las tachuelas que lo atraviesan, como reflejo de la vida misma.

Emilio Luis presenta por primera vez una obra de gran formato, que desde el fondo preside la Galería, con sus tonos rojos y los miles de tachuelas que atraviesan las 966 piezas de papel que dan vida a este original cuadro. Una de esas piezas encierra la esencia de la obra, que el autor no ha querido rebelar, invitando al espectador a navegar y descubrirla por sí mismo. Los intensos tonos rojos de sus casi mil piezas de papel plasman la pasión y la fuerza que tiene respecto a todo el conjunto de la exposición.

La exposición contiene varias series y dos polípticos. El primero que nos encontramos se titula Testigo del bosque que habito, formado por 225 fragmentos de papel con sus árboles minuciosamente pintados. El título del segundo es muy elocuente Déjame tus pies prestados para que me los ponga.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios