Esperanza Fernández lleva la poesía de Saramago al flamenco

Este mundo no sirve: que venga otro, decía José Saramago en Dimisión, uno de los poemas elegidos por la cantaora Esperanza Fernández para sincronizar su "quejío" con el del Nobel, un "sabio", dice ella, que hace llorar al traspasar su silencio y hacerse, al compás flamenco, más "jondo" si cabe.

Fernández (Sevilla, 1966) acaba de editar Mi voz en tu palabra, "la voz más honda para los poemas más suaves", según la define para el disco Pilar del Río, la viuda de Saramago (1922-2010).

"Cuando murió Saramago, al que yo no conocía, vi un documental y me enamoré absolutamente de él. Salí enloquecida y preguntando si alguien había grabado un disco con sus poemas. Me dijeron que Luis Pastor, lo escuché y empecé a leer su poesía", relata la sevillana sobre el proceso de creación del que es su tercer disco, que presentará el día 26 en la XI Mostra Portuguesa de Madrid.

Además de Dimisión eligió los poemas A ti regreso mar, con el que ha hecho un garrotín; En esta esquina del tiempo -con música de Luis Pastor-, en tempo "atanguillao"; Dijeron que había sol, a tempo de soleá; Alegría, por tangos; Balada, por malagueñas y abandolaos; Ha de haber, a tempo de bulería; Alzo una rosa -también de Pastor- y Madrigal e Intimidad, ambas por bulería al golpe.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios