Ewan McGregor, Pierce Brosnan y el fantasma de Polanski

  • Los actores presentan en Berlín 'The Ghostwriter' en ausencia del director

Los actores Ewan McGregor y Pierce Brosnan cubrieron ayer en la Berlinale la ausencia del cineasta Roman Polanski, que no pudo acudir al festival a presentar su nuevo trabajo, The Ghostwriter, ya que continúa bajo arresto domiciliario en Suiza. "Me da mucha pena que no esté aquí, siento que en mi actuación también están puestas sus manos (...) Creo que es responsable al menos en un 50%", dijo McGregor. "Con él he aprendido más sobre interpretación que con cualquier otro cineasta", añadió. "Es como una madre: molesta reconocer que siempre tiene razón". El protagonista del primer thriller contemporáneo de Polanski en más de 20 años vuelve a meterse en la piel de un escritor, al igual que en Moulin Rouge, pero esta vez con un encargo muy especial: será el "negro", el "autor fantasma" que redactará las memorias del primer ministro británico.

Y a éste, un ficticio Adam Lang, da vida el ex agente 007 Pierce Brosnan. "Lo primero que pensé cuando recibí la propuesta y leí el guión fue: ¿voy a hacer de Tony Blair?", dijo Brosnan. Y es que la cinta se basa en la novela The Ghost (El poder en la sombra,) de Robert Harris, que también firma el guión junto a Polanski.

Ya desde el momento de su publicación, hace poco más de dos años, muchos críticos interpretaron la novela como un retrato velado del ex premier británico Blair, pero Harris siempre rechazó esa idea, aunque reconoce que sí se inspiró en la figura del mandatario.

El autor tenía en mente el tema central de la novela desde hacía años, pero el detonante llegó cuando en 2006 escuchó "una entrevista en la radio con alguien que acusaba a Tony Blair de crímenes de guerra", afirmó Harris durante la rueda de prensa.

Después, su adaptación cinematográfica de la mano de Polanski "fue una experiencia inolvidable", un trabajo de colaboración "fantástico", afirmó.

El septuagenario cineasta franco polaco, ganador de un Oscar por El pianista, fue detenido en Suiza en septiembre del año pasado, acusado de haber abusado de una menor en Estados Unidos hace 32 años.

"Su arresto fue un shock", dijo Brosnan. "Me pregunté '¿por qué después de tanto tiempo?', me dio mucha pena sobre todo por su familia", añadió.

En el momento de la detención, la cinta estaba prácticamente concluida, explicó el productor, Robert Benmussa. Según declaró, "para Polanski esto significa que el film está en un 99%". Por eso, pese a su detención, el cineasta siguió ultimando detalles: "Le enviábamos paquetes a prisión a través de su abogado", añadió el productor.

Polanski recibió un Oso de Plata en 1965 por Repulsion y dos años después se hizo con el Oso de Oro por Cul-de-Sac. Actualmente se encuentra bajo arresto domiciliario en Suiza. El tribunal de Los Angeles que lleva su caso rechazó el pasado mes de enero su solicitud de ser juzgado en ausencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios