Extraordinaria y teatral oscuridad

  • La formación granadina Pirómano presenta su nuevo proyecto, alejado de la improvisación central de sus comienzos, como reflexión a la situación ciudadana actual provocada por la crisis

Una sociedad perdida que busca respuestas y todo un mundo interno, a nivel individual, ciego por la actualidad; son los pilares en los que se centra Extraordinaria Oscuridad, último proyecto del grupo dramaturgo granadino Pirómano Teatro. La idea es sumergir al espectador en un ambiente reflexivo, en torno a la pérdida orientativa del ciudadano actual y su propia desolación, mediante una puesta en escena marcada por la belleza, las sombras, la luz y la palabra.

"Es teatro protesta en cuanto a que no quiere ser un teatro comercial que entregue simple entretenimiento al público sino que queremos ofrecerles serios cuestionamientos", explica el director de esta nueva iniciativa Miguel Rojo. Pirómano Teatro es un grupo teatral cuyo comienzo se centró en el teatro de improvisación. Ahora están inmersos en una nueva investigación, una exploración hacia un teatro de creación, en el que ellos mismos han fabricado su obra, y un tipo de teatro centrado en lenguajes más contemporáneos, con mucha fuerza en la imagen y que aborda temas más importantes, se aleja del anterior teatro festivo para ponerse un poco más serio.

"La puesta en escena de esta obra aboga por la oscuridad, una de las cosas que queríamos trabajar era ver qué pasaba si oscurecíamos la sala de teatro entera. Es una puesta en escena en la que el público tiene que hacer un esfuerzo más grande y tiene que centrarse en escuchar", comenta el director. Con esta obra la compañía teatral ha roto las tradicionales reglas impuestas por Aristóteles para crear un teatro más dinámico y original: "Se parece un poco a un collage en el que se van entrelazando acciones, imágenes, textos y es el público el que construye con todo esto su propia obra de teatro", explica Rojo.

La idea de Extraordinaria Oscuridad parte de la obra Los Ciegos de Maurice Maeterlinck, pero no se trata de una adaptación sin más sino una inspiración para crear algo totalmente distinto: "Pretendemos ofrecer nuestra visión, cómo sentimos que el mundo está perdido y los referentes día a día caen en picado", puntualizó Miguel Ángel Rodríguez uno de los actores de la obra. Durante la representación los actores comienzan creando y expresando qué es para ellos estar perdidos en la actualidad y planteándose la necesidad de un guía. Estos cuestionamientos sirven a Pirómano Teatro para componer la obra en su plena extensión como respuesta, aunque de forma indirecta, a todo aquello que el ser humano se plantea en estos duros momentos.

El grupo granadino comenta que el teatro es una manera de expresión única y todo aquello que hace manifiesto encima de un escenario es irrepetible. Aún tratándose de un teatro reflexivo, Pirómano Teatro sabe que el pilar central para poder consolidarse en este arte es el público: "La gente no se va a encontrar a cinco actores encima de un escenario dando una charla, sabemos que hacemos un espectáculo y el público es lo primero. Nosotros trabajamos en crear algo único, hacer llegar al público qué queremos decir y que este abandone el teatro sintiendo la obra válida para su propia vida", explica Rojo.

Extraordinaria Oscuridad comienza sus andadas en la sala El Apeadero de Granada los días 24 y 25 de septiembre. Años de trabajo desembocan en un estreno lleno de autocrítica e ilusión: "Nuestra progresión en Granada se ha notado mucho, hemos evolucionado en estos tres años. Ahora toca consolidarnos y hacermos nuestro pequeño hueco, nos gusta mucho el lado divertido que tiene Pirómano Teatro pero esta vez hablemos de cosas serias", sentencia el director.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios