El FEX arranca con la sorpresa como aliada

  • Los músicos ambulantes recorrieron toda la ciudad interpretando piezas clásicas y populares · Un total de 34 alumnos del conservatorio se estrenaron con un 'flashmob'

El FEX arrancó ayer en la ciudad con el factor sorpresa como aliado y un estreno que se apunta a la moda del flashmob. A la tradicional actuación de los músicos ambulantes en los autobuses por la mañana, se sumó un curioso espectáculo de danza por la tarde en el que 34 alumnos del Conservatorio Reina Sofía quisieron impactar a los peatones.

Era su primera vez en el Festival Extensión (FEX), el festival paralelo al de Música y Danza, y lo celebraron con una de las actividades que más se ha propagado últimamente por todo el mundo y que consiste en que un grupo, aparentemente de forma instantánea e improvisada, se reúna de repente y realice algo inusual para luego dispersarse como si nada. Lourdes Almahano, una de las coreógrafas de Danz-Ando, explicaba ayer poco antes de comenzar que en realidad todo está ensayado. "Lo importante es que sorprenda". La actividad inusual consistía en esta ocasión en breves intervenciones de danza de tan sólo tres minutos.

Los alumnos, vestidos con unos sencillos vaqueros, fueron apareciendo a diversas horas de la tarde (entre las 20:30 y las 22:00) en el Paseo del Salón, la Fuente de las Batallas, la Plaza de la Trinidad y Plaza Nueva. Con música de Andreu Bird, Untitled, y de Club des Belugas, Dibidy Dop, bailaban y en mitad de la actuación enseñaban una camiseta con el símbolo del FEX a los viandantes. "Todos están muy ilusionados porque en pocas ocasiones tienen la oportunidad de bailar en la calle".

Si bien para los alumnos del Reina Sofía la experiencia era totalmente nueva, los músicos ambulantes volvieron a revivir las mismas anécdotas durante su viaje. Una de las voluntarias, María Jesús Martínez, contaba que muchos desconocían la existencia de este festival que lleva la música y la danza a todos los rincones.

Junto a Joaquín Sánchez (clarinete), la voluntaria recorrió las líneas 7, 9, 13 y 33 y encontró de todo por el camino: "Hubo quien aplaudía y admiraba el particular concierto pero otros ni siquiera se daban cuenta de que había música en directo". Otros, se ríe, "al vernos a los dos, a Joaquín tocando y a mí repartiendo folletos del FEX, pensaban que estábamos pidiendo dinero". En total, siete músicos recorrieron la ciudad en los autobuses urbanos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios