Félix y Sergio de la Puente, más allá de un amor a primera vista

  • El compositor granadino firma la banda sonora de la cinta, interpretada por la Orquesta Sinfónica de Bratislava

La historia del compositor granadino Sergio de la Puente y El lince perdido podría resumirse en la de un flechazo, un amor a primera vista instantáneo al que ninguna de sus partes quisieron ni supieron decir que no. "Manuel Sicilia y yo nos conocíamos de hace tiempo y ambos admirábamos mutuamente nuestros trabajos. Me bastó leer la sinopsis de la historia y ver algunas imágenes para querer meterme de lleno en este trabajo", confiesa el compositor.

Desde ese primer sí hasta hoy han pasado dos años y medio de trabajo -los últimos cuatro meses sin apenas tregua para el descanso- que se han transformado en casi 70 minutos de música que logran trasladar a quien los escucha y, sin recurrir a ninguna imagen, todas las peripecias que van viviendo los protagonistas de El lince perdido durante el filme.

"Mi gran preocupación era poder contar la película con música y asignarle a cada uno de los personajes un tipo muy concreto de melodía que casase a la perfección con su forma de ser. Dado el marcado carácter de aventuras de la cinta, pensé que encajaría muy bien una música de cierta inspiración americana, algo a lo Indiana Jones y a las grandes producciones de Hollywood", afirma.

La grabación de la banda sonora también fue a lo grande y sin escatimar recursos. Cinco jornadas completas de trabajo junto a los cerca de 90 músicos que componen la Orquesta Sinfónica de Bratislava y solistas invitados como el violinista Ara Malikian o el guitarrista Tuti Fernández. A la grabación también se sumaron -sólo después de titánicos esfuerzos por parte del equipo de la película para contactar con ellos- los intérpretes étnicos Seydou Sissokho y Clemen Muñoz 'Tarzán', responsables del sonido del dijeridu que se escucha cada vez que aparece en la pantalla el personaje del cazador australiano.

De la Puente firma, además, Not my day, el tema central del filme y que interpreta el cantante de la banda Pajaro Sunrise, Yuri Méndez. Con "carta blanca" a la hora de componer, el granadino apostó por darle "un aire británico" a la canción: "No quería ni la típica balada Disney ni un tema rockero como el de Shrek, que son los dos grandes riesgos de crear un tema para una película de animación".

La banda sonora, que se puso a la venta el 2 de diciembre, cuenta también con Space between bodies, un tema del grupo We Are Balboa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios