Flaco Rodríguez: oficiante de la religión 'sabinera'

La religión 'sabinera' gana adeptos. Y oficiantes. Flaco Rodríguez no viste sotana pero sí unos pantalones negros que esconden unas famélicas piernas, aún más descarnadas que las del cantante de Úbeda. De cuando en cuando se junta con Mario Ojeda -su particular Antonio García de Diego- y con Álvaro Iranzo -que hace las veces de don Panchito Varona- para cantar un repertorio de efectos inmediatos: las canciones de Joaquín Sabina.

Lo hicieron el pasado miércoles en La Tertulia y mañana repiten en el Organ Jazz de Cenes de la Vega. Y aunque 'flaquísimo' Rodríguez bebe en el escenario con inusitada moderación, no le falta un ducaditos en la mano y una voz calcada a la del autor de Y sin embargo. Y claro, el éxito está asegurado y se permiten incluso dejar al público cantar, seguros de que se saben las canciones. Con voz ronca, sentado en su taburete y con 'bromitas' que él mismo es el primero en reír, Flaco Rodríguez suele comenzar la invocación 'sabinera' con temas que el 'Conde Crápula' hace tiempo que desterró de su repertorio, como Cuando aprieta el frío o Circulos viciosos. Al final, como no podía ser de otra manera, despiden a los fieles con Y nos dieron las diez. Tal es el mimetismo entre el Flaco Rodríguez y el 'flaco' de Úbeda que hasta sus novias comparten profesión: ambas son fotógrafas. Y cuidan con mimo de sus parejas. Al final de la actuación, Flaco se retira con su novia del brazo. Para ser un perfecto Sabina ya no hace falta que den las dos y las tres...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios