Flamenco para quemar rock

  • Morente y Largartija Nick ponen en pie al Festival Primavera Sound de Barcelona

Aunque el Primavera Sound de Barcelona es un festival de pop-rock alternativo, todo el público coincidió la madrugada del domingo en elevar a la categoría de reyes de esta edición al cantaor granadino Enrique Morente y a la banda Lagartija Nick, que hicieron saltar las chispas con la revisión en directo de su disco Omega. Dos tocaores, cuatro palmeros-percusionistas-vocalistas y una base eléctrica para mezclar Lorca y Cohen, flamenco y rock, a partir de los versos de Poeta en Nueva York. Nadie quiso ni pestañear ante tanta buena música.

Morente y su séquito calentaron la voz y, una vez preparados y tras un par de cantes para encontrar el tono, aparecieron sobre el escenario Antonio Arias, Víctor Lapido, Eric Jiménez y Lorena Enjuto, la actual formación de Lagartija Nick. El clímax fue subiendo, desde Omega a la apoteósica Manhattan, desde Niña ahogada en el pozo a la mágica Pequeño vals vienés, pasando por La Aurora de Nueva York, Aleluya -que dejó a Rufus Wainwright, que acababa de interpretarla, en paños menores- o Ciudad sin sueño. Palabras mayores.

Pero Barcelona no fue este fin de semana el único destino de quienes querían escuchar música. El Territorios de Sevilla ha vivido también unas jornadas trepidantes. El proyecto de folk-ficción de Lucas 15 y el vigoroso techno de Claro Intelecto se deshicieron sobre el escenario, aunque nadie dijo que competir con un maestro de la música y del entretenimiento como Rufus Wainwright fuese nada fácil. El neoyorquino se presentó en solitario, con piano o con guitarra, pero con una firme convicción de saberse el genio que realmente es. Miss Kittin y Richard Hawley hicieron lo propio para presentar sus últimos trabajos y regalar canciones que dejaron al público con ganas de más.

También estuvieron los Balkan Beat Box, que dejaron sonar una electrónica expansiva y callejera, premeditadamente tosca y adornada con cánticos gitanos, reggae y rap. Pura dinamita que se completó con los malagueños Tabletom, santo y seña del rock cañí, y el alemán Shantel.

Y en Getafe, mucho rock. La fiesta del Electric Weekend por el que pasaron Within Tempation, Queens of Stone Age o Queensrÿche se cerró con los gigantes. Metallica ensombreció al resto de un cartel que sobresalió por su calidad, pero es que canciones como Fuel nunca pueden pasar desapercibidas. James Hetfield y Kirk Hammett soltaron sus muñecas en los riffs de guitarra para demostrar que, lejos de hacerlo con sus últimos discos, Metallica se gana a sus seguidores a base de buenos conciertos. Harvester of sorrow y Seek and destroy levantaron aullidos de emoción entre el público, y el espectáculo pirotécnico contribuyó a fijar el recuerdo de una actuación más que memorable.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios