Francisco Silvera recrea los últimos días de Juan Ramón

  • El libro 'De la luz y tres prosas granadinas' es el número 64 de la Colección Genil

De la luz y tres prosas granadinas ha titulado Francisco Silvera la obra que publica ahora la Diputación de Granada con el número 64 de su colección Genil de Literatura. En ella pone palabras al fluir de la memoria de un anciano de 76 años, Juan Ramón Jiménez, en sus últimos días de existencia en Río Piedras, sede de la Universidad de Puerto Rico, donde el Premio Nobel había trasladado su residencia en 1950. El escritor de Moguer va mezclando y sumando trozos de su pasado en prosas hilvanadas por referencias históricas reales, a lugares por los que pasó y a episodios como su flirteo epistolar con una inventada Georgina Hübner.

El diputado delegado de Cultura, José Torrente, señaló durante la presentación que "estamos absolutamente encantados de que la colección Genil pueda servir de marco y de impulso de autores andaluces, como es el caso de Francisco Silvera" y destacó que la colección "representa un orgullo para la Diputación de Granada, porque se han publicado hasta ahora 64 obras de gran calidad, bajo la dirección del poeta Antonio Carvajal en los últimos 25 años y además, tiene el mérito de compaginar títulos de autores veteranos con otros de autores noveles, lo que le permite convertirse en una magnífica plataforma para ingresar en el mundo editorial".

El autor, Francisco Silvera, se mostró muy emocionado porque "la colección Genil es una colección con mucho prestigio dentro y fuera de Granada, que además tiene un diseño precioso y limpio de Claudio Sánchez Muros". Según el autor, "la historia parte de una anécdota falsa relacionada con el poeta granadino Juan Gutiérrez Padial, que hizo en 1969 una edición del libro Olvidos de Granada, en cuyo prólogo contaba que durante una visita que le hizo Juan Ramón en 1924 a la familia Lorca hubo un momento en que se perdió por Granada y nadie sabe lo que hizo. Yo he querido imaginar que en ese rato tiene un encuentro con una muchacha con la que tuvo un supuesto affair y a partir de ahí he creado una ficción, una novelita corta de un Juan Ramón ya muy mayor recordando en Puerto Rico su juventud y su visita a Granada y esa supuesta relación".

El profesor Javier Blasco resume en el postludio del libro que la historia narrada se ciñe a unos momentos (los penúltimos) de la vida de un personaje real, que el autor no identifica nunca por su nombre. Aunque al lector no le costará reconocerlo, situarlo en la historia real de nuestro tiempo, y ponerle nombre: Juan Ramón Jiménez en sus últimos días en Río Piedras. Ha transcurrido un cuarto de siglo desde que el poeta Antonio Carvajal propusiera a la Diputación de Granada comenzar una segunda época en la historia de esta veterana colección.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios