El Fred Astaire gitano taconea su vida en el Teatro Alhambra

  • El bailaor José Losada 'Carrete' regresa esta noche a la tierra de su niñez para presentar, con frac y sombrero de copa, su espectáculo 'Yo no sé la edá que tengo'

La carretera de Málaga, detrás del Hospital de San Lázaro, fue testigo de sus primeros pasos de baile. Cuando al pequeño José Losada 'Carrete', hijo de La Carreta, le pedían que bailara por la calle, el claqué de Fred Astaire le salía por bulerías. Aquel chiquillo descalzo que pedía limosna por las calles de Granada para poder il cine a ver las películas de su bailarín favorito se escapó a los siete años del antiguo reformatorio de Bib-Rambla y desde entonces, según bromea, le andan esperando.

Ahora regresa a la tierra de sus primeros años para presentar su espectáculo Yo no se la edá que tengo sobre las tablas del Teatro Alhambra. Será esta noche a las a las 21.00 horas y en el marco de la undécima edición del ciclo Flamenco viene del Sur , organizado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

En el espectáculo, con smoking y sombrero de copa, el malagueño recorrerá su propia vida en siete secuencias a base de taconeo incombustible, humor y rabia. La voz del actor José Luis Ortiz Nuevo encarnará los pasajes más significativos de su azarosa trayectoria, que arranca en años de hambre y que cuenta, entre otras anécdotas, el viaje que el bailaor realizó junto a Chiquito de la Calzada a Oslo. Corrían los años 50 y ambos artistas terminaron actuando en la boda de los reyes de Noruega.

"Ortiz se mete tan dentro de mí que me hace bailar, vibrar y vivir con su voz; es capaz de expresar mis sentimientos con palabras", asegura. Pero al escenario del Alhambra se subirá también un elenco de "ocho grandes artistas" bajo la dirección de Pepa Gamboa. Así, Carrete estará acompañado por Juan José Amador, José Valencia y Laura Román en el cante, Juan Requena, Paco Iglesias y Joaquín Losada 'Carrerillo' en la guitarra, Diego Suárez en el piano y Carmen Ríos y Cristóbal García en el baile.

Con su regreso a Granada, Carrete asegura ver cumplido un sueño: "Ésta es la alegría más grande de mi vida. Yo no sé la edad que tengo porque desconozco dónde estoy, pero se que nací en una era de Antequera y que mi corazón está en Granada, donde me esperan con mucho cariño mis compañeros y Mariquilla, mi comadre.

Junto a ella y los Garrido -relata- trabajó en el Jaleo de Torremolinos durante 20 años. Pero es ahora, a sus más o menos 70 años, cuando a Carrete le ha llegado la oportunidad de mostrar un espectáculo propio: "Ahora por fin puedo desarrollar mi baile y la suerte que tengo es que todavía tengo fuerzas".

Su baile, "libre como el viento", es "algo que Dios me ha dado" y que "sale de mi corazón". Por eso, según asegura, cada espectáculo es diferente: "Bailo como lo siento y cuando escucho la guitarra el corazón se me abre y las piernas me tiemblan".

Aunque reitera que su máximo referente es Fred Astaire, al que considera "un Dios" desde pequeño, Carrete también tiene un recuerdo emocionado para Antonio, el Bailarín. "He tenido la suerte de poder desarrollar el baile de estos dos grandes artistas que están dentro de mi cuerpo", afirma.

Producido por la Agencia Andaluza para el desarrollo del Flamenco y estrenado el 7 de julio del pasado año en la Bienal Málaga en Flamenco, el espectáculo Yo no sé la edá que tengo ha obtenido el respaldo de la crítica y el aplauso del público.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios