Fucsias, brillantes e inconformistas

  • El rector entrega los Premios a la Creación, que podrán verse en una exposición hasta julio · La originalidad y la frescura son dos de las cualidades de las cuarenta obras de pintura, escultura, fotografía o poesía

El arte que viene se aprieta el cinturón sólo para lucir más estilizado que nunca. Los premios que la Universidad entrega a la creación artística y científica posan en el Palacio de la Madraza convirtiéndolo en el lugar perfecto para ver qué será del arte en las próximas temporadas. Si uno se queda con lo 'superficial', puede pensar que se llevarán los fucsias y los brillantes. Indagando un poco más, todos los artistas coinciden en algo: el inconformismo y, sobre todo, la espontaneidad.

Desde las múltiples reflexiones que pueden hacerse de una obra sobre la Comunidad Europea que propone Rebeca Mayo -con cerditos haciendo malabares y borregos pendiendo de un hilo- al arquetipo del signo de capricornio con el que suele identificarse Javier Navarro. Vuelve a mostrarlo aquí con Armadura Afrodita, la obra premiada en la modalidad de escultura que destaca en medio de la sala gracias a las chinchetas -pero no sólo por ellas- que la hacen brillar especialmente en el centro de toda esta constelación de propuestas.

Son unas cuarenta obras reunidas con un mérito común: "su gran calidad". Como explicó ayer el rector, Francisco González Lodeiro, durante la entrega de los premios, "pocas universidades cuentan con una iniciativa como ésta". Ya son más de cuarenta años y el rector quiso dejar claro que "a pesar de la crisis", el deseo no es sólo mantenerla sino incentivarla e incluso ampliar el número de premios.

No son pocos. Como bien expresa la premiada en la modalidad de Diseño en el cartel de esta edición, Miriam Barahona, en este lapicero multidisciplinar se unen la música, la pintura, la literatura, la arquitectura, la escultura, la fotografía, el cine y el ensayo.

Los versos del pudoroso pero prometedor poeta Joaquín Carmona son un ejemplo de la frescura de los nuevos tiempos. Basta leer su Plutón al cenicero, la obra que un jurado compuesto por Laura García-Lorca o Alejandro Pedregosa, entre otros, ha premiado este año con el García Lorca de poesía. En un poema de esta obra titulado Venerad nuestros gérmenes escribe:"adorad vuestros cimientos y alzaréis/ cabezotas/ la perfecta armazón de vuestras dudas". Lo leyó ayer en la presentación un tanto nervioso, dijo, pero con orgullo por haber conseguido por fin el premio: "Lo he intentado muchas veces". Sólo uno de los galardones ha quedado desierto esta vez, el de investigación musical. En la modalidad de interpretación, sin embargo, el ganador ha sido Rachmaninov Duet, integrado por Pablo Segura y Pablo José.

Hay quien innova mirando al futuro y otros para quienes los clásicos nunca pasan de moda. El blanco y negro vuelve a reinar en la fotografía. Lo hace en In Conection, de Dulce González, o en Caesura, de Javier P. Morales, pero la obra premiada es la de Raquel López. Una original propuesta que llama Simetría fragmentada en donde las columnas del Carlos V sufren una inclinación parecida a la de la Torre de Pisa. No obstante, el color y el vanguardismo son dueños absolutos en las obras de Nuevas Tecnologías de la Imagen -como en la premiada Traumtransmission, de Laura Wächter, o en Esquizovision, de Antonio José Vallejo- y en las de Cómic: Las aventuras de alce negro, de Miguel Ángel García (con sus cuatro espíritus de la tierra) o El payaso, de Ana Morales.

En la pintura, no sólo está el llamativo fucsia de M, la obra de Francisco José Casero. Es la modalidad en la que ha habido más 'competencia' con un total de 55 obras presentadas. De todas ellas, la premiada ha sido Amantes de Oihana Cordero. Y con mención especial, además de M, Código interno 01, de María del Rosario Domínguez; Ya no recuerdo su rostro, de Estefanía Tornay o De-safío, de Vanesa Cintas.

Por sus características constructivas y espaciales, por ser "clara y sencilla", en la modalidad de Arquitectura los premiados han sido José Miguel Gómez y Luis O'Valle por Oslo, un "mueble arquitectónico", como lo llaman sus autores.

No faltó en la entrega una alusión a los "recortes". Dorothy Kelly, vicerrectora de Relaciones Internacionales, explicó que estos premios se enmarcan en las actividades de la cooperación al desarrollo, un ámbito que vive un momento "bastante malo con el 50% de recortes. No es un escenario muy alentador pero la Universidad se compromete a optimizar los recursos para seguir ayudando al fortalecimiento de ayudas como becas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios