Estrenos de la semana

Gael García Bernal en la piel del 'Mamut'

  • El actor mexicano protagoniza el nuevo filme del director sueco Lukas Moodysson

Los actores Gael García Bernal (Amores perros) y Michelle Williams (Brokeback mountain) protagonizan el drama Mamut, una película del director sueco Lukas Moodysson, que gira en torno a la "necesidad que tienen las personas de relacionarse". "En la película, la gente está interrelacionada como los hilos en una tela de araña, me interesaba esto, mostrar cómo las personas se necesitan unas a otras y cómo se relacionan entre sí", explica Lukas Moodysson sobre Mamut.

Leo (Gael García Bernal) y Ellen (Michelle Williams) son una pareja estadounidense de gran éxito laboral, pero con una familia desestructurada: su hija Jackie, de ocho años, pasa la mayoría del tiempo con su niñera filipina, Gloria, que ha viajado a Estados Unidos para ganar dinero y dar una vida mejor a sus hijos.

En este drama, Moodysson reflexiona sobre la vida de las personas en el mundo occidental, un "reflejo de la realidad" que gira en torno a la necesidad natural de todo ser humano de recibir cariño en un mundo caótico y desordenado. Diferentes acontecimientos que se sucederán a lo largo de la cinta afectarán en mayor o menor medida a la vida de los protagonistas, quienes tendrán que decidir "si quieren experimentar un cambio en sus vidas", asegura el cineasta.

"En Occidente es como si todos viviésemos así. Por muchos cambios que afecten a nuestra vida y a nuestro entorno, parece que al final es como si no cambiásemos, como si viviésemos en un círculo y siempre llegásemos al mismo punto", confiesa. Obsesionado con los rostros de las personas, su "mayor debilidad", Moodysson se caracteriza por buscar en sus películas siempre los primeros planos, para captar "la fuerza de su mirada" y así lo ha hecho también en Mamut.

En sus más de diez años como director, el sueco Lukas Moodysson ha dirigido ya seis películas desde que empezara con Fucking Amal (1998), Premio Teddy en el Festival de Berlín, y en todas ellas se aprecia un cierto tono de "tristeza, de desánimo, de decepción, aunque no de pesimismo". "Pesimista es el que no cree que en el futuro se vaya a producir un cambio. Yo recreo historias de una gran oscuridad, pero en las que se puede apreciar un pequeño rayo de luz de esperanza", admite.

Satisfecho con su último largometraje, Moodysson reconoce haber experimentado una evolución en su trayectoria profesional y ahora cree que sus proyectos son de "mayor complejidad". "En mis dos o tres primeras películas me interesaba obtener una reacción del público, les presentaba un único sentimiento y quería que ellos sintieran lo mismo que yo, pero ahora me gusta más crear un debate, conseguir combinaciones de sentimientos para provocar distintas reacciones en la gente", afirma.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios