Gala multicolor para abrir Cines del Sur

  • Cineastas de Mali, Marruecos o Qatar y actores como Sancho Gracia apoyan con su presencia la celebración del certamen

Fue un arraque multicolor. Gente procedente de Qatar, de Mali, de Marruecos, de Sri Lanka. La segunda edición del Festival Internacional Cines de Sur mostró ayer que ha sabido prender la mecha multicultural en el mundo y ha puesto a Granada en boca de muchos cineastas. Pese al contratiempo de trasladar el acto inaugural desde el Palacio de Carlos V, en donde estaba previsto, hasta el teatro Isabel la Católica, la gala no desmereció en absoluto: famosos posando a la entrada del teatro y muchos flashes de cámaras. Tan sólo faltó una alfombra roja, o verde, símbolo de la esperanza.

Por el vestíbulo del Isabel la Católica desfilaron actores como Sancho Gracia o Carlos García Novoa, a parte de la consejera de Cultura, Rosa Torres, el director de RTVA, Rafael Camacho, el director iraní Mohsen Makhmalbaf, a quien se rinde homenaje este año y que recibió un sonoro aplauso en el teatro o el coreógrafo Mario Maya.

"Este certamen me parece una espléndida iniciativa", decía el actor Carlos Álvarez Novoa, famoso por su papel de anciano en Solas. "Es una de las muchas formas de acercar culturas, y ese acercamiento puede resolver muchos problemas". "A mí me parece estupendo", comentaba por su parte Sancho Gracia. "Siempre que haya festivales es bueno, no sólo por apoyar la cultura, sino también por apoyar a Granada".

La gala inaugural, que estuvo presentada por Manuela Velasco, ganadora de un Goya a la Actriz Revelación, sirvió para poder asistir a la proyección de la película Son of a lion, una coproducción autralo-paquistaní dirigida por Benjamin Gilmour situada en la ciudad de Darra Adam Khel, en una zona fronteriza entre Pakistán y Afganistán. Allí, un niño de 11, Niaz, se enfrenta a su padre, de la etnia Pashtun, que quiere hacer aprender el oficio de fabricar armas, a lo que el chaval se niega.

La historia de la película, la primera que dirige Benjamin Gilmour, le vino inspirada por un viaje que hizo a Darra Adam Khel en 2001. Allí descubrió cómo los niños de la zona se dedicaban a recoger por el campo casquillos de balas y material bélico para ganarse la vida. Uno de ellos le contó que su sueño era poder ir algún día al colegio. La película volverá a proyectarse esta noche, a las 22.30 horas, en el Palacio de los Córdova.

80 películas procedentes de 35 países , de las que 14 competirán en la sección oficial del concuros, se presenta en la segunda edición del certamen, que ha adquirido una dimensión absolutamente internacional y una enorme repercusión entre cineastas de todo el mundo.

La sección oficial del festival proyectará 14 películas en el Teatro Isabel la Católica hasta el próximo 7 de junio. La mayoría son películas absolutamente desconocidas en España y en muchos países de la esfera occidental.

El programa incluye también la sección Itinerarios, que cuenta con trece títulos sobre lo más intersante del cine hecho en Asia, África y Latinoamérica. Habrá otra sección más, Mediterráneo, en la que colabora la Radio Televisión Andaluza (RTVA) y que se centra en películas hechas especialmente para televisión.

El festival se completa con dos retrospectivas, una dedicada al cineasta iraní Mohsen Makhmalbaf, en la que se repasan sus 11 películas, y otra llamada El sueño de Europa sobre los conflictos provocados por las corrientes migratorias desde los diferentes países del Sur a Europa a partir de 15 películas rodadas en los últimos viente años.

Los galardones también incluyen novedades, como la incorporación del premio a la distribución, con 20.000 euros y la Alhambra de Oro al Mejor Largometraje, dotado con 50.000 euros.

Se mantienen los premios Alhambra de Plata, con 30.000 euros, a la Mejor Dirección, y el Premio Especial del Jurado, y se incorpora un Premio de la Radio Televisión Andaluza (RTVA) a la mejor película para televisión, con 6.000 euros.

Entre las películas más interesantes se encuentran Tirador, del filipino Brillante Mendoza, sobre el mundo de la infravivienda en Manila, o la cinta Om Shanti Om, un homenaje al Bollywood de los años 70.

También destaca Confessions of a gambler ('Confesiones de una jugadora'), película sudafricana de Rayda Jacobs que aborda la situación de una madre devota y buena musulmana que, ante la pérdida de su hijo, se lanza al mundo del juego y de los casinos y termina teniendo problemas con una banda de hampones.

Entre las actividades paralelas al certamen, este año se exhibirá en el Centro José Guerrero la exposición Lugares comunes, con lo mejor del videoarte latinoamericano, todo ello acompañado de una serie de debates, coloquios, conferencias, mesas redondas y talleres.

Por otra parte, la consejera de Cultura, Rosa Torres, señaló ayer en Málaga que el Festival Cines del Sur es "una buena muestra del empeño que tiene el Gobierno andaluz por hacer de la cultura universal también cultura para los andaluces".

Torres, que recordó que la Consejería de Cultura financia "casi en su totalidad" este certamen, afirmó que "sirve para aunar esfuerzos en cuanto a las políticas de distribución, comercialización y difusión de este arte que es el cine y que cada día encuentra más canales en nuestra tierra para poder ofertarse". Para la consejera, éste es un buen puente con otros países.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios