Gibraltar devuelve una parte de las piezas de 'La Mercedes' a España

  • Se trata de ánforas, maderas y objetos que se conservaban en el Peñón pero no las monedas, que aún no han sido entregadas. Las piezas arqueológicas salieron ayer en un furgón escoltadas por la Guardia Civil.

Comentarios 21

Sin apenas hacer ruido, a primera hora de la tarde de ayer, parte de las piezas de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes que la empresa cazatesoros Odyssey Marine Exploration había depositado en Gibraltar cruzó la Verja camino a España. El pasado 20 de marzo el juez estadounidense Mark Pizzo ordenó a la compañía entregar de inmediato el material localizado en el Peñón, después de que el concejal del Partido Andalucista (PA) de San Roque, Manuel Melero, pusiera la voz de alarma sobre la existencia de monedas y restos arqueológicos de gran valor en el lugar.

En ejecución de esa sentencia se procedió ayer a la devolución de una parte del tesoro de la fragata, hundida en combate en 1804 frente a las costas del Algarve (Portugal). El resto del tesoro expoliado llegó a España a finales de febrero, procedente de Florida, con el cargamento de 595.000 monedas -alrededor de 380 millones de euros-, cerrando así una batalla legal de casi cinco años entre el Estado español y la empresa Odyssey.

Según la documentación hecha pública por el edil sanroqueño, en Gibraltar se hallaban 59 piezas de diferente material, desde joyas de oro a monedas, botellas de vidrio, tornillos de metal u objetos de cerámica. Sin embargo, según fuentes judiciales consultadas por la agencia Efe, no se han devuelto la totalidad de las piezas, sino únicamente el material arqueológico que se conservaba en el Peñón, especialmente material sin clasificar, dejando las monedas que constaban en el inventario sin ser devueltas.

El conjunto de piezas extraídas de La Mercedes por Odyssey cruzó la Verja de Gibraltar a España en una furgoneta de aspecto normal de color blanco, bajo fuertes medidas de seguridad que era custodiada por dos vehículos de la Guardia Civil y otros dos sin identificar acompañados de personal especializado procedente de Madrid. Las instalaciones de Aduanas de la Guardia Civil de España, adecuadas para el paso de mercancías, fueron el cauce para la devolución del material arqueológico, que sobre las cinco de la tarde -hora en la que se produjo el trasvase de las piezas de Gibraltar a España- tenía una concurrencia de efectivos no habitual.

Según las fuentes consultadas por Europa Sur, se detalló que previsiblemente el material custodiado por este Cuerpo de Seguridad se encuentra en el cuartel de la Guardia Civil de la ciudad de La Línea de la Concepción, a la espera de ser trasladado a otro lugar reservado por el equipo técnico del Ministerio de Cultura.

Descendientes de los fallecidos en La Mercedes, fragata militar española hundida por una flota británica en 1804, presentaron una demanda para recuperar esas monedas, la cual fue rechazada por el Tribunal de Tampa pero que fue admitida a trámite en Gibraltar. En el proceso judicial se resolvió en cualquier caso que las 17 toneladas de monedas extraídas del mar formaban parte de la mercancía de dicha fragata.

Aunque el pasado febrero con la llegada a España de los dos aviones Hércules, a la base de Torrejón de Ardoz con el tesoro, se consideró que la lucha para recuperar el patrimonio subacuático había concluido, se abrió un nuevo capítulo inesperado poco después. Tras conocerse que había objetos que la compañía cazatesoros no llegó a fletar a Estados Unidos desde Gibraltar, en mayo de 2007, se inició otra guerra judicial que, por ahora, parece que empieza a encaminarse a favor de España, aunque aún queda camino por recorrer para firmar el capítulo final.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios