Gibson reedita su biografía canónica de Lorca

  • Más de 20 años después, y con varios libros a sus espaldas sobre algunos personajes vitales para la historia de España como Dalí o Buñuel, el hispanista expone en una nueva edición su repaso por la vida del poeta

"Me gustaría saber de una vez cómo murió Lorca. No es una morbosidad, quiero saberlo", manifestó ayer el escritor y hispanista Ian Gibson. Editorial Crítica recupera ahora la biografía Federico García Lorca, escrita por Ian Gibson y que fue publicada en dos tomos, en 1985 y 1987.

El misterio de la muerte del poeta y dramaturgo español sigue siendo la incógnita que no permite descansar a Gibson, irlandés de nacimiento y, desde 1984, también ciudadano español. A su juicio, tal y como ha declarado durante la presentación de esta biografía, "no es bueno para España no saber dónde está Lorca".

Más de 20 años después, y con varios libros a sus espaldas sobre algunos personajes vitales para la historia de España, el hispanista repasa este libro en una nueva edición con motivo del 75 aniversario de la muerte de Lorca. En ella, Gibson repasa de forma exhaustiva la vida del poeta y saca a la luz el lado más oscuro y misterioso que "pocos" veían en él.

Algunos, como Vicente Aleixandre, hablan del "Lorca lunar", nocturno y enigmático, alejado del hombre alegre y cercano que todo el mundo veía en él. Entre esos misterios destaca de forma permanente la muerte del poeta, ya que ni la fecha, ni el lugar ni los motivos se han clarificado aún, algo que Gibson lamenta.

Sin embargo, el escritor alude a un conjunto de factores que pudieron ser decisivos, como una venganza hacia su padre, teniente alcalde, en el cuerpo de su hijo; la envidia, "uno de los males de España, según Unamuno"; o su actitud política, claramente antifascista ("aunque no por ello cercana al comunismo"), y de "compromiso" con la educación y el pueblo, que lo llevó a criticar a la burguesía de Granada.

El autor no puede evitar hablar acerca de la memoria histórica y señala que, "como hispanista" le "duele" que no se haya resuelto, y Lorca es el ejemplo "más simbólico". "Si la derecha fuera un poco más magnánima no le costaría tanto trabajo. Para un católico no debe ser difícil amar al prójimo, y además ganarían más votos, quizás el mío", bromea.

Gibson no cree que la búsqueda del cuerpo del poeta sea una cuestión de color político, porque, en palabras del escritor, "con el PSOE en el poder no se retiró el monumento dedicado a José Antonio Primo de Rivera".

Sin embargo, sí culpa la actitud del PP en Granada y pone el ejemplo de Málaga, donde el alcalde popular "no se ha opuesto a la exhumaciones en el cementerio de San Rafael, en el que se han encontrado 3.000 fusilados". "Lorca es el desaparecido más célebre de la Guerra Civil, pero es un desaparecido. El otro bando recuperó a sus muertos, lo bueno sería que ayudaran a buscar a los suyos", señala.

Respecto a la postura de la familia, Gibson manifiesta que "sigue sin entender su actitud". "No es normal que una familia que se dice progresista esté en contra como una piña, no entiendo por qué no se oye en ella una voz discrepante". En este sentido, afirma que "Lorca no es solo de su familia, es del mundo y de la humanidad". Otro de los elementos ocultos de Lorca es que nunca se haya encontrado ni un solo registro sonoro con su voz. Según cuenta el hispanista, Lorca recitaba mucho y le gustaba la radio. En Buenos Aires, donde "nadie antes había conseguido tanto éxito", Gibson sueña con encontrar en un sótano algún día una grabación con sus versos. Actualmente, a sus 72 años, Ian Gibson se encuentra inmerso en una biografía sobre Buñuel. "Mi sueño es terminar esta biografía y revisar las dedicadas a Lorca y Dalí. Cuando haya terminado podré descansar tranquilo", declara.

El historiador también recuerda la importancia que tuvo Cuba en la vida del escritor y la carta que escribió a su madre desde allí. "El llevaba la música en su interior -aclara-. Tocaba el piano muy bien y le decía a su madre que allí las fiestas estaban llenas de negros, y que él era el único blanco. Utilizaba mucho la palabra 'chuminada' y contaba en la misiva que se ponía a hacer chuminadas al piano y los negros bailaban alrededor de él sin parar".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios