"Granada es una ciudad misteriosa: se nota que fue una vez capital de un reino"

  • Muchas de las entradas ya están a punto de agotarse

Ya respiran tranquilas. Hasta el lunes vivían con el corazón en un puño cuando, de pronto, los teléfonos de sus oficinas comenzaron a echar humo con demanda de entradas y llamadas de gente que pedía consejo sobre a qué actividades acudir. Sheila Cremaschi, la directora del certamen, y Lyndy Cooke, la responsable de todos los festivales Hay que se celebran en el mundo, apuestan fuerte por su proyecto, que tiene un presupuesto de más de 750.000 euros, y que en Granada, a su juicio, ha encontrado uno de sus mejores emplazamientos.

-¿Está respondiendo el público? ¿Cómo va la venta de entradas?

-Magnífico. Todo se está vendiendo muy bien. Están casi agotadas las entradas para ver a Enrique Morente, a Joaquín Sabina, a Umberto Eco, a Juan Goytisolo, a Tariq Ramadan, a Boris Spassky, a John Lee Anderson, a Paul Preston. La gente no deja de llamar a nuestras oficinas. Hemos tenido incluso que reclutar personal nuevo. Es muy interesante el fenómeno que está pasando. Tenemos incluso 140 demandas de entradas desde Gran Bretaña.

-¿Cómo surgió la idea de hacer el festival en Granada?

-La idea fue en realidad de Peter Florence y Pablo Burillo. Cuando hicimos el Hay Festival en Cartagena de Indias, en Colombia, gracias a Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez, mucha gente nos dijo que sería interesante hacer algo similar en España. Decidimos irnos a Castilla León porque creíamos que allí encontraríamos la esencia de España. Pero allí nos dijeron que la esencia de España estaba en el Sur, en Andalucía. Decidimos ir a Andalucía y nos quedamos maravilladas. Hicimos muchas visitas. Cuando llegamos a Granada, pensamos que era el sitio ideal. Organizamos un viaje con el máximo responsable del Hay Festival, Peter Florence, y en cuanto él vio los poemas escritos en las paredes de la Alhambra, dijo que éste tenía que ser el sitio.

-¿Por qué era el sitio?

-Porque Granada es un lugar excitante, misterioso. Esas montañas, el paisaje. Supimos desde el primer momento que seríamos felices aquí, que disfrutaríamos muchísimo de todo el ambiente. Ahora comprendemos por qué hay tantos británicos que quieren vivir aquí. Está lleno de jóvenes lectores y escritores, hay mucha alegría, mucha cultura, hay flamenco. Granada tiene una energía muy poderosa. Decidimos que todo girase en la Alhambra y sus alrededores. Creemos que los más de 65 autores que van a estar presentes van a disfrutar mucho.

-Parece que todo va muy bien... ¿Están pensando ya en el Hay Festival Alhambra del año que viene?

-Por supuesto. Absolutamente. Este año es el año de prueba y, por tanto, el más difícil. El año que viene estaremos en una mejor posición. Hemos visto que también hay muchísimo interés por parte de gente de fuera de Granada. Lo cierto es que es muy atractivo el paquete que se le ofrece al público: una maravilla de ciudad, una maravilla de comida, un maravilloso ambiente. Es también muy atractivo para los autores, porque estarán en el hotel Alhambra Palace y de ahí se desplazarán al Palacio de Carlos V, al Auditorio Manuel de Falla, al Carmen de los Mártires. Y ofrece a los asistentes poder acercarse a charlar con ellos. Granada es un sitio del que ya no te quieres ir en cuanto lo conoces. Es una especie de Venecia. Notamos muy feliz a la gente que vive aquí.

-¿Cómo describirían la ciudad?

-Aquí hay una energía especial que se siente por todas partes. Cuando vas a Roma percibes por todos lados que aún sigue siendo una ciudad imperial, que continúa teniendo ese mismo aire de la Antigüedad. Con Granada sucede lo mismo. Se nota que fue capital de un reino, aunque queda esa elegancia. No hay que olvidar que, en la Edad Media, mientras los cristianos aún estaban cuidando ovejas, en Granada se estaba desarrollando toda la cultura, toda la ciencia, la medicina, la agricultura, la arquitectura. Aún quedan los restos de eso. Es una ciudad verdaderamente agraciada. La Alhambra también tiene algo extraño: cada vez que la visitas descubres algo nuevo en lo que no te habías fijado antes.

-¿Fue el propio lugar el que inspiró a los autores que podrían ser invitados?

-Peter Florence fue el que decidió los nombres de los autores que podrían venir a Granada. Pero sí, la inspiración sobre los invitados viene del propio lugar. La elección ha tenido que ver mucho con la ciudad como puente entre culturas

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios