Granada recibe una dosis de 'happiness' con La Casa Azul

  • Guille Milkyway presenta 'La revolución sexual' en la Copera, el tercer álbum del compositor catalán, en un espectáculo de "música chicle y luces technicolor"

La receta 'happiness' de Guille Milkyway: fantasía, euforia y frustación. Bañada de un toque de pop electrónico y aderezada de los sonidos beep y californianos de los 60 dan el resultado al proyecto que emprendió en solitario hace una década bajo el título La Casa Azul. Con una estética llevada a una esfera irreal y un mundo pararelo, Guille, compositor, productor y voz, se presenta en el panorama musical como un "humanoide" que se esconde bajo los misterios de un casco y se acompaña de unos personajes "miméticos".

Milkyway invita esta noche a Granada a su "fiesta con música chicle y luces technicolor", la primera parada andaluza de su gira en la Industrial Copera con la que promete una velada de "amor y desamor". Un concierto sorprendente que será una experiencia audiovisual y tecnológica, en el que además de sonar los temas de su último trabajo discográfico dejará volar la imaginación del público con proyecciones en siete pantallas gigantes. Presentará en la capital La revolución sexual, su tercer disco, después de El Sonido efervescente de La Casa Azul, Tan simple como el amor, que llega con una "explosión" de trece canciones con las que da un paso adelante a la evolución del sonido, dejando atrás los prejuicios de la música ortodoxa y una mezcla de ritmos y arreglos que, muy a su pesar, dan "un resultado a veces histriónico". Una combinación del sunshine pop, el soft pop y el easy listening de los 60, la música disco europea de los 70 y ciertas reminiscencias del Jpop. A Milkyway le interesan mezclas "sin muchos miramientos", explica, "pero hay que tener cuidado de darle un sentido, y encontrar tu lugar y tu sonido personal, algo que me ha costado muchos años y que seguramente aún no he acabado de pulir".

El vocalista del grupo se confiesa un perfeccionista: "Tengo un punto neurótico hiper desarrollado, creo en la disciplina al desarrollar una actividad creativa". Una disciplina que no se corresponde con su afán por el "barroquismo musical" derivado de la masiva incorporación de detalles y arreglos en sus composiciones. "El conjunto es lo que le hace personal, a la vez te que lleva a exagerar y un nunca acabar. Al final, el proceso último antes de llegar al estudio es dejar los arreglos en la mitad".

En cuestión de letras, todo un mundo de fantasía se construye en La revolución sexual, un ambiente superficial que tiene un punto ufórico utópico que contrapone sensaciones de frustración, miedos y ansiedades con la alegría y la euforia musical. Temas como El Momento Más Feliz, Mis Nostálgicas Manías, No Más Myolastan.

Con una estética explosiva casi marciana de un estilo retro similar a la de los grupos y series de televisión como The Archies o La tribu de los Brady, Milkyway hace un juego con la imagen de la banda y aparece acompañado de un grupo de chicos en los vídeo clips y presentaciones que no actúan en directo. A pesar de una timidez confesada, el cantante es quien sale a escena con sus teclados e interpreta y canta las canciones.

Es un misterio que no va más allá de su afición por las bandas de los años 60 que en los vídeos de promoción sólo mostraban dibujos animados: "Siempre me ha llamado la atención que no se sabía si eran reales o no. Planteé ubicar el universo de La Casa Azul en un panorama irreal, una dimensión paralela un poco distorsionada cubierta de fantasía, para darle más sentido a un proyecto que nació como una propuesta escapista que me ha servido de refugio para encontrarme a mi mismo". Pero en esta gira La Casa Azul, que comenzó en Madrid el pasado mes de noviembre, contará "por fin" con la colaboración del resto de los componentes del grupo a través de las pantallas.

Guille Milkyway además de ser el líder de la banda, es el compositor y productor. Como músico está inmerso en otros proyectos musicales, ya que estar focalizado en La Casa Azul le "agotaría", confiesa. Compone para otros grupos, hace sintonías para televisión y publicidad, música infantil, y además rivalizó a Chikilicuatre con Salvemos Eurovisión para representar a España en Belgrado. Tiene en mente seguir con su grupo "superficial", con la misma línea hasta alcanzar su ideal, y sacar su primer álbum, un trabajo "más íntimo, clásico y sosegado", que aún no cuenta con fecha de lanzamiento.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios