Granada para vivir y escribir

El paisaje que rodea la casa de Kitty Sewell recuerda a la de otro extranjero que vende libros como 'churros', el ex batería de Genesis Chris Stewart. Pero el autor de Entre limones vive en la Alpujarra casi como un eremita, en un cortijo con sus numerosos perros, gatos, pollos, una oveja y un loro misántropo. El Valero, como se llama su finca, es un auténtico parche de montaña lleno de olivos, almendros y limones, asentado en el lado equivocado de un río, con ninguna vía de acceso, ni abastecimiento de agua ni electricidad. Son ya más de 750.000 los libros que Chris Stewart ha vendido en lengua inglesa de su primera obra, cifra parecida a la que Sewell ha obtenido con Trampa en el hielo.

Una diferencia: la trama de Stewart es un canto a la Alpujarra y describe su experiencia vital en Granada, mientras la novela de Sewell tiene lugar en Canadá y la escribió en el extranjero, aunque su próximo éxito tendrá Ítrabo como lugar de nacimiento. Stewart tiene ya a la venta su segundo libro y ha estado tan metido en la vida granadina de la zona que en 2007 se presentó a las elecciones municipales como concejal en la lista de los Verdes en Órgiva.

Otro ilustre extranjero en Granada es Gerald Brenan, quien en 1920 se instaló en el pueblo de Yegen, donde tuvo numerosos hijos fruto de sus relaciones con muchachas andaluzas del lugar. También vivió en Churriana, donde fue testigo de la Guerra Civil Española. De la reflexión sobre este conflicto surge su obra El laberinto español, un estudio sobre los antecedentes sociales y políticos que dieron lugar a este conflicto, que estuvo prohibido durante la dictadura franquista. Este autor perteneciente al Círculo de Bloomsbury recibió en su casa la visita de sus amigos de Bloomsbury Ralph Partridge, Dora Carrington y Lytton Strachey, esa misma primavera. En 1923 le visitaron Leonard y Virginia Woolf. Tras la muerte de su esposa, la poeta Gamel Woolsey, se traslada a vivir a la provincia de Málaga, a Alhaurín el Grande.

Washington Irving, autor de Cuentos de la Alhambra y embajador de EE.UU. en Madrid, fue un enamorado del Sur que vivió en Sevilla y en Granada. En esta última capital residió en la misma Alhambra, donde aun hoy se conserva la habitación en la que se alojó, como aparece en un capítulo de su obra mundialmente conocida. " Me arreglaron una serie de habitaciones de arquitectura moderna, destinadas para residencia del gobernador. Estaban enfrente del Palacio mirando hacia la explanada (...) No estaba muy satisfecho con verme instalado en una habitación moderna, contigua al Palacio, y deseé trasladarme al interior del edificio". Teófilo Gautier fue un poeta, crítico y novelista francés del romántico siglo XIX, muy conocido en la vida artística y literaria de París. Viajó por Andalucía y residió en Granada en una pensión de la calle Párraga. Ahora otra calle granadina tiene su nombre. De su viaje por los parajes andaluces nos queda su obra Viaje por Andalucía, de frases tan célebres como "genio es aquel que, en todo instante, sabe plasmar en hechos sus pensamientos". Uno de los últimos autores afincados en la provincia, Ian Gibson, irlandés y estudioso de la literatura española. Su amor por la cultura hispana le llevó a nacionalizarse en 1984. En 1991 se instaló en Lecrín, un valle granadino donde desarrolló la mayor parte de sus trabajos biográficos sobre el poeta Federico García Lorca y el pintor Salvador Dalí. Allí permaneció hasta 2004, cuando se trasladó a Madrid para trabajar en la biografía de Antonio Machado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios