¿Guardianes o maniquíes de gimnasio?

  • Un investigador chino expone su teoría de que el Ejército de Terracota no eran figuras decorativas para la tumba del primer emperador Qin, sino que eran usados para entrenar a soldados reales

Un investigador chino ha publicado, tras 30 años de estudio, una revolucionaria teoría sobre el famoso Ejército de Terracota de Xian, en la que defiende que estas famosas figuras de arcilla no custodian la tumba del primer emperador Qin, sino que eran usados para entrenar a guerreros de carne y hueso.

Esta tesis, publicada en el último número de la revista china Historia militar y que ha comenzado a levantar ampollas en los círculos arqueológicos del país, insiste en que los soldados de terracota eran utilizados para recrear batallas en las que eran probados los ejércitos reales del imperio Qin (siglo III a. C.).

Sun Jiachun, miembro del buró geológico de la provincia de Shaanxi (centro), cuya capital es Xian, es el defensor de esta teoría, que defiende como uno de sus principales argumentos el hecho de que el ahora turístico Ejército de Terracota se ubica demasiado lejos de la supuesta tumba del emperador (1,5 kilómetros). Los arqueólogos piensan que entre los soldados de terracota y la tumba imperial puede haber todavía más figuras de arcilla, aún no desenterradas porque los expertos son reacios a llevar a cabo excavaciones en la zona ante el temor de destruir los tesoros de una tumba supuestamente tan enorme.

Ni siquiera la tumba del emperador, visitada por miles de turistas a diario, ha sido abierta, aunque se ha intentado usar robots para entrar en ella, a imitación de las investigaciones en algunas pirámides de Egipto. Sun aprovecha esta ausencia de nuevos avances en la teoría de la tumba imperial para desarrollar la suya, defendiendo un uso más pragmático de los soldados de terracota.

De acuerdo con él, otra prueba que muestra que este peculiar ejército no acompaña al emperador en su vida de ultratumba es que los soldados están muy "desorganizados", más bien apilados como en un almacén, y carecen de un general o mando que les guíe, algo que sería inadmisible en una formación militar de esa época.

"Ello contradice el sistema militar de la antigua China y creencias tradicionales en las que se señalaba que un emperador muerto debía ser servido de la misma forma que cuando estaba vivo", expone el experto en su tesis, de la que se hace eco la prensa oficial.

Otra razón aducida por el investigador, aprovechando sus conocimientos geológicos, es la distinta profundidad a la que están los soldados con relación al mausoleo imperial.

Éste se ubica, según los arqueólogos, a 10 metros bajo tierra, mientras que el ejército, en aquella época, estaba a sólo uno o dos metros de profundidad. Antes que Sun, otros expertos habían desarrollado nuevas teorías sobre el Ejército de Terracota, aunque ninguna tan rompedora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios