Hallazgos "fabulosos" en la tumba 33 de Qubbet el-Hawa

  • El antropólogo Miguel Botella estudia la presencia de pigmeos en las tumbas investigadas

El antropólogo Miguel Botella acaba de regresar de Egipto, donde trabaja desde hace años en un proyecto andaluz que investiga la tumba 33 del yacimiento de Qubbet el-Hawa, el lugar elegido por los gobernadores del sur del país de los faraones para pasar a la eternidad. "Hemos encontrado una enorme cantidad de material insospechado, porque aunque la gran mayoría de las tumbas estaban violadas han aparecido un buen número de yacimientos intactos, una gran sorpresa", señala sobre un yacimiento en el que están trabajando con una cronología de entre el 2100 y el 800 a. C. "Hemos encontrado momias con su ajuar y sus ataúdes, un hallazgo espectacular", continúa.

Sobre la magnitud del trabajo que lleva a cabo el proyecto liderado por Alejandro Jiménez Serrano y Juan Luis Martínez de Dios, Botella señala que allí hay material para seguir excavando durante generaciones. "Hemos encontrado restos de más de 150 personas y estamos trabajando en un pozo muy profundo de catorce metros de profundidad donde hemos encontrado una sala que tiene como mínimo nueve ataúdes intactos. No puedo ser objetivo, es un hallazgo tan espectacular que estoy sorprendido", afirma el investigador, que destaca el hallazgo de pigmeos durante los trabajos. "Estamos hablando de que estaban a más 2.200 kilómetros de allí, lo que supone expediciones de los egipcios antiguos porque o bien les resultaban atractivos por su estatura o les servían para ciertas festividades. Tenían que ir hasta el Lago Victoria a por ellos, un viaje de más de cinco años", destaca Botella sobre unos trabajos que también han sacado a la luz los restos de una mujer con cáncer de mama datada en el 2100 a. C., "algo muy llamativo por lo que supone de atención de la sociedad a estas personas desfavorecidas", concluye.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios