Hanake arrasa en los Premios del Cine Europeo con 'La cinta blanca'

  • El andaluz Alberto Iglesias recibe el galardón a la mejor música por 'Los abrazos rotos', de Pedro Almodóvar, que se vuelve de vacío de la gala celebrada en Alemania

La película La cinta blanca, del alemán Michael Haneke, arrasó anoche en los premios anuales de la Academia del Cine Europeo, al llevarse los galardones de mejor filme del año, director y guión, en los que el español Alberto Iglesias consiguió el de mejor música.

Michael Haneke, quien en 2005 ya se llevó la máxima distinción y el premio a su labor como realizador con Caché, repitió fortuna este año con su inquietante filme sobre un grupo de niños que crecen sometidos a una rígida disciplina religiosa, en una Alemania que asistirá al estallido de la Primera Guerra Mundial.

Mientras, Los abrazos rotos, de Pedro Almodóvar, se llevó únicamente el premio a la mejor composición musical, para Iglesias, uno de los tres a los que optaba junto al de mejor dirección y mejor actriz -Penélope Cruz-.

Los premios a la mejor interpretación masculina y femenina fueron, respectivamente, para el francés Tahar Rahim, por el drama carcelario de Un profeta, y para la británica Kate Winslet, por El lector y su impactante papel de celadora analfabeta en Auschwitz.

La película del año, por votación popular, fue la oscarizada Slumdog Millionaire, del británico Danny Boyle, exponente del cine independiente más triunfador.

El veterano realizador polaco Andrzej Wajda, por su parte, fue distinguido con el premio de la crítica internacional FIPRESCI por su última producción, Tatarak.

La gran gala de la Academia Europea de Cine tuvo su parcela de homenaje para dos pesos pesados del cine continental, el director británico Ken Loach y la actriz francesa Isabelle Huppert, ganadores de los premios del año al conjunto de sus respectivas carreras. La presencia más refrescante no procedió del cine, sino del fútbol, y fue la de Eric Cantona, actor accidental en Buscando a Eric y encargado de entregar el premio a Loach.

De acuerdo a la tradición rotatoria de la Academia del Cine Europeo, la ceremonia se celebró este año en Bochum, ciudad de provincias de la Cuenca del Ruhr, después de que en años anteriores la gala hubiera pasado por lugares como Berlín -sede a la Academia-, París, Londres, Roma, Barcelona, Copenhague y Varsovia. "No sé por qué les extraña tanto que celebremos la fiesta aquí", comentó Wim Wenders, presidente fundacional de la Academia del Cine Europeo, respecto a la extrañeza de algunos por la elección de la sede de este año.

Wenders se llevó así para casa, con la excusa de la capitalidad, la fiesta de la Academia, creada en 1989 por él y una cuarentena de otros abanderados del cine europeo como alternativa a Hollywood.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios