"Hoy hay que dominar todos los estilos, ya sea clásica o rock"

  • El creador granadino, que trabaja como profesor de música, ha sido el vencedor del Tercer Concurso Nacional de Composición de Marchas Procesionales Villa de los Realejos, de Tenerife, por su obra para banda de vientos 'Salvación'

Pese a estar tan presente en algunos momentos del año, poca gente se percata de ella. Nadie piensa en por qué está ahí o quien la escribió. Se trata de la música de las marchas procesionales, un género que estalla en Semana Santa para luego volver al baúl de las partituras. Un joven granadino, Juan Linares Quevedo, se alzó con el primer premio la pasada semana en el Tercer Concurso Nacional de Composición de Marcha Procesionales, que convoca Villa de los Realejos, en Tenerife. El jurado valoró su obra Salvación como la mejor de todas las presentadas. Nacido en Ugíjar y profesor de música en Cortes de la Frontera (Málaga), Juan Linares, de 28 años, está ahora estudiando Dirección de Orquesta y Composición en el Conservatorio Superior de Música de Málaga. Se confiesa un auténtico aficionado a las marchas religiosas.

-¿Cómo se le ocurrió componer una marcha religiosa para procesiones?

-Bueno, yo soy bastante aficionado. La Semana Santa siempre me ha gustado. Cada año hay concursos y esta vez decidí presentarme a uno de ellos que, además, es a nivel nacional.

-¿Cómo es la marcha?

-Se llama Salvación y es una marcha lenta con orquestación para banda completa que evoca la salvación de Jesús en la cruz. Trata de describir el momento en el que él pasa de un mundo a otro. Es una marcha pensada para el momento de la salvación.

-¿La hizo pensando en alguna cofradía en concreto o en algún día determinado de la Semana Santa?

-No, no la hice pensando en ninguna cofradía, aunque si tuviera que enclavarla en algún día de la Semana Santa, probablemente elegiría el Viernes Santo.

-¿Por qué el mundo de las marchas procesionales es tan desconocido para el público corriente?

-Bueno, creo que se debe a que hay una especie de monopolio musical. Hay unos cuantos compositores o directores de bandas que sólo programan obras propias o no dejen que entre gente nueva. La salida para un compositor de marchas procesionales son los concursos. Es la única forma de abrirse camino. O que tengas muy buenas conexiones con una banda de música. De lo contrario, te quedas con la obra en tu casa y no puedes tener otra salida. También hay tantos compositores y tanta música que al final lo que se premia es, sobre todo, la puesta en escena. Hay algo que está fallando en la base de la música: Ahí está David Bisbal, que es quien triunfa, pero la música no la compone él, la compone otra persona. Es lo mismo que sucede con los guionistas de Hollywood: ellos son los que trabajan, pero son los actores los que se llevan los premios.

-¿Cree que los compositores están mal considerados hoy día?

-A los compositores no se les considera, y mucho menos a los de la tierra. Yo pienso, por ejemplo, que las orquestas sinfónicas deberían estar ahí para interpretar a Mozart, pero para tocar también la obra de un compositor de Granada. Una idea bonita sería, por ejemplo, que hubiera conciertos de Semana Santa interpretados por una orquesta sinfónica. A mí me duele que me premien una obra o que sea finalista en un concurso nacional y que en mi propia ciudad se me ignore.

-¿Se tarda mucho en componer una marcha procesional?

-Ésta la compuse en cuatro días. Con otras marchas que he compuesto he invertido más tiempo.

-¿Se ha especializado en marchas procesionales o ha hecho otro tipo de composiciones?

-He compuesto obras para cuarteto de cuerda, para piano, he hecho orquestaciones de obras de Fauré, Debussy, Prokofiev... Llegué incluso a escribir un pasodoble.

-Todo compositor se plantea en algún momento abordar una sinfonía... ¿Lo ha pensado usted ya?

-No. Para escribir una sinfonía hay que poner muchas notas. Y que todas estén muy bien puestas.

-¿Cuáles son sus preferencias musicales, sus tendencias?

-El compositor para mí es Mozart. Eso a nivel de la Historia de la Música. Entre mis compositores de marchas procesionales favoritos están Miguel Sánchez Ruzafa, que ha escrito algunas obras preciosas, y Francisco Gil Valencia, que es profesor de clarinete en el Conservatorio de Granada.

-¿Hay interés por las marchas?

-Debe haberlo cuando se abren tantos concursos de marchas procesionales. Y eso se debe a que la gente demanda este tipo de música. Muchos pueblos o ciudades convocan concursos de marchas para hacer con diez buenas obras que luego se graban y se venden con beneficios. Hay mucha demanda de marchas procesionales.

-¿Debe un compositor de marchas adaptarse a lo que se le pide ?

-Un compositor, si quiere vivir en este medio, tiene que reciclarse continuamente. Tiene que adaptar su estilo y cambiarlo y hacer cosas diferentes para que no lo encasillo. En una marcha procesional debe saber darle el giro a las cosas. Hay tantísimas marchas iguales que debes tener la suficiente cultura compositiva para cambiar de estilo.

-Encontrar su propia voz...

-No. Hace 50 años sí era importante encontrar la propia voz. Hoy hay tantas ramas en la música que tienes que dominarlas todas. Hoy hay compositores de rock, de jazz, de música clásica, de bandas de música. Ahora hay que dominar todos esos géneros. Hay que ser polivalente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios