cine Un granadino en la Meca del cine

Humor 'sucio' de Guadix en Los Ángeles

  • El cineasta Santos Paoletti-Boville dirige el primer capítulo de la serie estadounidense 'King Bachelor's Pad', una cinta con pretendidamente "facilona"

Con solo 27 años, el accitano Santos Paoletti-Boville se ha hecho un hueco en Estados Unidos, ha dirigido el primer episodio de la serie estadounidense King Bachelor's Pad, titulado Last Wish y se define "como un accitano más que quiere hacer cine". "Soy un chaval de toda la vida de Guadix, que me quería dedicar al cine, tuve la suerte de irme a Los Ángeles, hice un posgrado de dirección allí, me puse a trabajar y, entre medias, me surgió la oportunidad de dirigir esta serie, me involucré en el proyecto desde el principio y, entre otras cosas, he hecho ese capítulo, un par de cortos, anuncios, videoclips…", enumera.

Sobre King Bachelor's Pad que puede verse en Youtube, Santos resalta que "son una serie de sketchs, series de comedia corta, los capítulos suelen durar unos diez o doce minutos". Están protagonizados por Andrew Bachelor que es el productor y actor principal, además de quien tuvo la idea original. En cada capítulo se llama a una estrella invitada, "alguien famosete para hacer la contrapartida". Hay un grupo de guionistas que se reúnen cada semana y van desarrollando ideas. "Eso fue en enero, atendí a un anuncio en la Universidad en Los Ángeles donde ponía 'Se buscan directores con ganas de hacer cosas nuevas'. Llamé, estuve hablando con él y me dijo venga, elige un guion y lo desarrollas. Cogí éste y tres meses después estábamos grabándolo". El director de cine accitano recuerda que la serie es de humor y que en el primer capítulo, que titulaba El último deseo, dos compañeros están en el campo de guerra y a uno le dan un tiro y se está muriendo. Le pide a su mejor amigo un último deseo y la trama se va complicando hasta pedir un segundo y un tercer deseo ya fuera de lo común, a lo que el amigo ya no sabe responder.

King Bachelor's Pad es una serie cómica que parte de sketches que muestran situaciones absurdas interpretadas por el protagonista de la serie, Andrew Bachelor, y por personajes famosos invitados. En el primer capítulo Paoletti trabajó con Robert Richard, que ha participado en series como The vampire diaries, Cousin skeeter o The client list. Abarca desde una parodia de un videoclip de Justin Bieber o de la película The hunger games hasta un episodio en el que un hombre le pide cosas extrañas a su mejor amigo antes de morir. "Básicamente mediante un humor sucio y facilón queremos entretener a la gente y reírnos de nosotros mismos", asegura Paoletti.

Las críticas de este capítulo dirigido por el joven cineasta granadino han sido muy positivas en Estados Unidos: "Allí ha gustado mucho y ha tenido mucho revuelo y, por ejemplo, escuché que Saquille O'Neal en su twitter estaba hablando de este capítulo. Ha sido un proyecto muy pequeño que ha ido creciendo. Empezamos con un equipo de unas qunce personas entre directores, guionistas y productores y, ahora, ya hay un equipo de unas 30 personas y creciendo cada vez más".

En su círculo más personal de amigos y familia, el trabajo de Santos ha sido acogido con mucho agrado: "A mis amigos les encanta, se puede decir que hay mucho de mí de este humor absurdo y de tontería. Está bien hecho para ser algo que no pertenece a ninguna de las grandes cadenas de televisión y esperamos llegar más lejos".

No eran demasiados los recursos con los que contaban para grabar ese primer capítulo de la serie, por lo que el productor hizo una campaña para recaudar fondos y "se recaudó bastante dinero, no como una película, pero para ser una serie se juntó bastante dinero y fue una campaña en Internet. Mucha gente apoyó, creyó en el proyecto, aparte de aportaciones personales de gente del equipo con ilusión, porque al final es un negocio y de aquí se saca dinero", sostiene este accitano que se considera afortunado en su corta carrera: "Hago lo que me gusta y para mí es una satisfacción, no lo considero un trabajo. Sacrifico muchas cosas, pero soy feliz".

Santos Paoletti considera mundos totalmente diferentes los de España -más en concreto Guadix- y Estados Unidos: "Es otro mundo, socialmente estamos a mucha distancia la cultura latina del trato personal de conocernos, vernos, saludarnos… Es una sociedad mucho más competitiva. Los Ángeles es una ciudad donde todos los días 1.000 jóvenes altos, guapos quieren ser actores o entrar en el mundo de la canción y muchos no lo consiguen". Él, moreno y de Guadix, sí ha conseguido meter el pie.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios