Ibertango enciende las 20 velas del festival

  • La formación, que junta a un quinteto musical y tres parejas de bailarines, hizo un repaso sonoro y musical por los momentos álgidos de la historia del certamen

Comentarios 2

En música clásica, el equivalente al concierto de ayer sería un recorrido por La novena de Beethoven, el Réquiem de Mozart, la Cabalgata de las valquirias de Wagner y los Conciertos de Brandeburgo de Bach. Ibertango inauguró la programación en el teatro Isabel la Católica con un repaso a los 20 años del festival y, paralelamente, un recorrido por las composiciones más determinantes del género: Por una cabeza de Gardel, Libertango de Piazzola, La yumba de Plugiese o Los mareados de Cobián. Clásicos entre los clásicos.

Y como no podía ser de otra forma, Ibertango tituló su espectáculo -que patrocina CajaGranada- 20 años es una historia. Y no sólo musical. Cada tema estuvo acompañado de proyecciones con momentos estelares del festival granadino. Entre las sombras y tras la música, los espectadores recordaron en proyecciones las actuaciones de Julio Bocca, de Enrique Morente, la colaboración de Joan Manuel Serrat...

El concierto de ayer pisó sobre seguro con el repertorio y con los músicos, la mayoría de ellos procedentes del clásico. Brillaron a gran altura Francisco Moya (piano y flauta) y Gloria Medina (guitarra), ambos profesores del Conservatorio Victoria Eugenia; el violinista de la OCG Germán Clavijo; el contrabajista de la Orquesta de Alicante Serafín Rubén; y el prestigioso bandoneista argentino Orlando Dibello.

Fueron ellos los protagonistas del primer tema y del primer recuerdo con Los mareados, de Cobián. Para el segundo 'aldabonazo', A fuego lento de Salgan, tuvieron ya la compañía de los bailarines Maica Bote y Gastón Godoy.

Después se unió el resto de Ibertango, los cantantes Cacho Soler y Patricia Nora y dos parejas de baile: Marta Negrín y Manuel Rosales y la formada por Julio Robles y Juana García. Y con el escenario del Isabel la Católica a rebosar de artistas, aún quedó espacio para 'monumentos' musicales como Por una Cabeza de Gardel; Libertango de Piazzola; Flor de lino de Hector Stamponi; la Melodía de arrabal que cantó en el festival Imperio Argentina; La Cumparsita de Gerardo Matos; un recuerdo a Susana Rinaldi con Tinta roja; la Balada como un loco para rendir homenaje a Horacio Ferrer; o El choclo de Villoldo, que cerró el espectáculo. El Festival de Tango de Granada vivió su fiesta de cumpleaños con un recuerdo de sus grandes momentos. Y no han sido pocos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios