Internet, como lanzadera de cortometrajes

  • Kike Mesa y Yann Jouette coinciden en que la red es una gran difusora

Internet puede servir para que mucha gente no pague por ver películas, pero también para que millones de personas de todo el mundo accedan a trabajos cinematográficos como los cortometrajes a los que no podrían conocer de otro modo. En esa idea coincidieron ayer dos autores de cortos, el malagueño Kike Mesa y el francés Yann Jouette, que esta noche presentan en el festival sus respectivos cortos, The quiet, de Mesa, y Berni's doll. Mesa y Jouette, ambos galardonados en diferentes certámenes en toda Europa por sus trabajos señalaron ayer: "Era impensable hace unos años que un cortometraje colgado en internet pudiese ser visto por cientos de miles de personas".

"Internet ni es aliado ni es enemigo", señaló Kike Mesa, reciente ganador en el Festival de Cortometrajes de Málaga. "Es una realidad que existe y que está ahí. No se pueden poner diques al mar. Si alguien pretende que un corto no se vea por internet, está sencillamente acabado".

Respecto al mundo del corto, Yann Jouette recalcó la libertad de creación que supone ese formato para cualquier autor. "No hay límite de tiempo. Es de los pocos formatos que no son estándars. Es su gran fuerza y su gran debilidad: la enorme libertad con la que se puede trabajar. Lo difícil es darlo a conocer y que la gente pueda verlo. Yo entiendo el cine, el largometraje, como industria, y el corto, como artesanía".

Las cintas que presentan esta noche Mesa y Jouette son de una enorme originalidad. La del primero es un corto de dos minutos con sorpresa al final y un gran planteamiento estético. El corto de Jouette, por su parte, es un trabajo de animación que quiere denunciar la explotación que hace Europa de las mujeres inmigrantes, de las que abusa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios