arte

JUST Madrid: rescatar una feria de arte

  • Regresa el espíritu experimental y de riesgo que caracterizó en sus comienzos a la cita, que vuelve a ser un lugar para descubrir nuevos talentos

JUST Madrid: rescatar una feria de arte JUST Madrid: rescatar una feria de arte

JUST Madrid: rescatar una feria de arte

Just Madrid recupera el pulso y vuelve a ser lo que era en su origen: una feria de arte emergente con propuestas de calidad. En las últimas ediciones, se había convertido en un cajón de sastre en el que participaban galerías y proyectos de muy diverso carácter y nivel, pero la nueva dirección de la feria, encabezada por el gaditano Daniel Silvo (1982) y la gijonesa Semíramis González (1988), ha sabido reconducir la situación, volviéndole a otorgar un carácter profesional y de interés.

De nuevo JUST Madrid es ese espacio en el que coleccionistas, galeristas, críticos y otros agentes del tejido cultural miran y descubren a jóvenes talentos del panorama creativo contemporáneo, y por lo tanto, regresa a la feria el espíritu experimental y de riesgo que en sus primeros años la caracterizaron y diferenciaron de la cita artística más importante de la semana, ARCO. Claro ejemplo de ello es la valiente propuesta que presenta la galería Herrero de Tejada (Madrid), en la que los lienzos de Bel Fullana, Eloy Arribas y James Rielly nos recuerdan que lejos de desaparecer, la pintura goza de buena salud sustentándose en tres pilares fundamentales: expresión, libertad e iconografía contemporánea.

Participan dos galerías andaluzas, la sevillana 13 Espacio Arte y la granadina Suburbia

Satisfactoria es también la presencia y calidad de las piezas presentadas por artistas andaluces. Uno de los stands en los que encontramos mayor representación de nuestra comunidad es Fúcares (Almagro), donde también podemos disfrutar de una buena muestra de pintura contemporánea. Sin perder su tono pop, Fran Ramírez intercala en sus composiciones a personajes de la alta y baja cultura, generando fructíferos diálogos y paradojas. Por su parte, Gloria Martín indaga sobre los espacios para la pintura desde la pintura, recreando interiores museísticos y deteniéndose en los elementos espaciales que los caracterizan. Su discurso metapictórico siempre sorprende. La obra de Javier Parrilla es sumamente simbólica y enigmática. El sevillano profundiza en los iconos de poder y victoria que han sido generados por el hombre a lo largo de la Historia, ofreciendo unas composiciones sumamente geométricas que mucho tienen de espíritu suprematista. Mención aparte merece el escultor Jorge Gil, de origen aragonés, cuya obra nos sitúa físicamente frente a los enigmas del individuo contemporáneo. Otras galerías que muestran obra de jóvenes artistas andaluces son Blanca Berlín (Madrid) y Modus Operandi (Madrid). La primera exhibe dos bellísimas piezas de la cordobesa Lola Guerrera, una fotografía de medianas dimensiones y una pequeña instalación con flores y hojas secas que nos recuerda a un sistema galáctico. La segunda galería también representa a un artista cordobés, Rafael Jiménez, quien continúa trabajando sobre la imposibilidad de obtener una perspectiva objetiva de nuestra historia, haciendo uso de la plastilina y de una técnica que emborrona ciertos hitos de la cultura occidental.

Además de un nutrido número de artistas, encontramos en la feria dos galerías andaluzas. Suburbia, situada en pleno centro granadino abrió sus puertas hace menos de un año, y a pesar de su juventud ha jugado un papel muy importante en JUST Madrid, ya que ha seleccionado el trabajo de tres artistas nacionales e internacionales de alto nivel: Giovanni Ozzola, Robert Pettena y José Medina Galeote. La experiencia y peso de sus propuestas equilibran la feria otorgándole un carácter más maduro. La segunda galería andaluza sería la sevillana 13 Espacio Arte, dirigida por la artista plástica Tonia Trujillo, que ha dedicado su stand a la creación de mujeres en cuya obra el discurso feminista es patente. Este espacio se suma así a la oleada de apoyo y reconocimiento a la figura de la mujer que venimos viviendo más intensamente desde 2017. Destaca en este espacio el trabajo de la granadina Marta Beltrán, quien con un dibujo sumamente austero y expresionista es capaz de construir la complejidad de la identidad femenina. Y como no podemos dejar de hablar de la mujer porque es su año y de descubrimientos porque estamos en JUST Madrid, he aquí una recomendación: el trabajo de la cordobesa Pilar Consuegra Romero que encontramos en el stand de Art Concept Alternative Gallery (Florida, EEUU). Lo espiritual, la naturaleza y lo femenino se combinan y trenzan en la obra de esta joven con una armonía mística excepcional. El hecho de que la artista construya sus obras con bolígrafo resulta anecdótico.

Si en anteriores ediciones JUST Madrid había cuidado más el continente que el contenido, en la presente edición ocurre lo contrario. La feria necesitaría, hay que apuntarlo, un espacio más amplio y luminoso que permita a los galeristas montar cómodamente sus stands y a las obras respirar; no obstante, el enorme esfuerzo que los directores han hecho para enderezar la feria, deja a un lado cuestiones secundarias. Esperamos que Silvo y González continúen al timón de este emocionante proyecto, sabiendo mejorar algunas cuestiones importantes aunque no esenciales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios