Javier Bozalongo presenta su 'Viaje improbable' en la Casa de los Tiros

  • El poemario, Premio Surcos de Poesía, es un tránsito interior cargado de misterios

Comentarios 1

El Viaje improbable de Javier Bozalongo (Premio Surcos de Poesía 2007) es, en palabras de José Carlos Rosales, "un libro misterioso y transparente". Misterioso porque el itinerario está lleno de sorpresas. Transparente, porque cuenta las cosas claras y de forma que pueden ser transferidas al lector.

Su autor, un granadino de Tarragona con temprana vocación poética, lo presenta a las 19.00 horas en la Casa de los Tiros, acompañado por Rosales. Pero antes advierte de que no se trata de un viaje físico, sino interior: "es un itinerario de conocimiento porque uno, cuando escribe, se conoce a si mismo y a las cosas que le rodean".

De ahí que la estructura del poemario se vertebre en tres partes diferenciadas. En el Andén es el punto de partida; el lugar en que se sitúa el poeta, en una circunstancia concreta y con una forma determinada de ver las cosas. A partir de ahí comienza el tránsito, un itinerario en el que aparecen amigos, poetas... Esta la segunda parte, titulada En el camino. En ella, Bozalongo se muestra agradecido, hace algún guiño y se preña de nostalgias.

Al final, tras la Recogida de equipaje, la tercera parte del poemario, verterá su reflexión: "Todo esto... ¿A qué nos lleva? Y contesta contundente: "A darnos cuenta de que no somos ni la sombra de aquellos que partieron. La vida avanza y, o avanzas con ella, o se escapa ese tren del viaje".

El mensaje es claro, accesible; como su poesía. Pero el hecho de decir las cosas "como son", no supone renunciar al continente. Porque el uso de las reglas de la poesía no va en detrimento de una intención estética, tal y como señala el escritor cuando opina que "el ser claro no significa ser simplista o ramplón; ni mucho menos".

La ironía también está presente en este puñado de versos, aunque en su justa medida. "En algunos momentos tenía miedo de que el tono del libro fuera excesivamente melancólico y he tratado de contrarrestarlo con poemas más irónicos sobre mi visión de las cosas o de mi mismo", confiesa.

En cualquier caso, el Viaje improbable de este autor, que es asesor del Festival de Poesía Ciudad de Granada, tiene obligadamente un final abierto porque, a pesar de haber tardado dos años en concebirlo, "con el tiempo he incluido poemas y otros se han caído". Y es que, según asegura, "nunca se sabe cuando está terminado un libro, ni siquiera aunque esté publicado".

Lo que sí está claro es que el Viaje Improbable parte de un lugar muy concreto: un libro anterior, titulado Hasta llegar aquí (Cuadernos del Vigía, 2005), formado por 15 poemas sobre 15 ciudades. Pero ese será un viaje real desde su ciudad natal hasta Granada.

En esta ciudad ha encontrado referencias literarias como Luis García Montero, Javier Egea, Miguel Ángel Arcas o Álvaro Salvador, entre otros. Tampoco oculta Bozalongo su admiración por los poetas de la Generación del 50, como Ángel González -de quien ha tomado prestado dos versos para uno de sus poemas- , Gil de Viedma o Caballero Bonald.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios