'Jogo de cena' gana la Alhambra de Oro y 'Frozen' el corazón del público

  • La película dirigida por el brasileño Eduardo Coutinho se hace con el Premio al Mejor Largometraje mientras el realizador Shivajee Chandabhushan consigue el Premio al Mejor Director

Los jurados y los espectadores van de nuevo por caminos paralelos; es decir, nunca se cruzan. La película brasileña Jogo de cena, de Eduardo Coutinho, se alzó ayer con la Alhambra de Oro al Mejor Largometraje del Festival Cines del Sur. Es el premio del jurado aunque fue una película que, en su exhibición a los espectadores, cosechó muchas deserciones en el patio de butacas. Por contra, el Premio del Público fue a parar a la cinta india Frozen, cuyo director, Shivajee Chandrabhushan, también se hizo con la Alhambra de Plata que distingue al mejor realizador. Fue la película que ganó un premio no escrito en el palmarés: tocó el corazón de los espectadores.

El jurado, compuesto por Nimmi Harasgama, Kim Dong-Ho, Yasmine Kassari, Jorge Ruffinelli, Fatouma Coulibaly, otorgó además la Alhambra de Bronce a We went to wonderland, de la directora china Xiaolu Guo, otra cinta discutida entre la prensa especializada que estos días ha seguido la sección oficial de Cines del Sur. Por último, el premio Mediterráneos que otorga RTVA a la Creación Audiovisual fue a parar a Nûba d'or et Lumiere, de Izza Genini.

El Jogo de cena de Coutinho se llevó la Alhambra de Oro por "unanimidad", según el portavoz del jurado, Jorge Rufinelli. "Asombra la originalidad de la puesta en escena, que explica la naturaleza de la ficción y la expresión del dolor humano", continuó en referencia a la temática de la cinta galardonada: 23 actrices contando con un plano fijo y con el mismo decorado historias reales sucedidas a otras tantas mujeres.

En cuanto a Frozen, el jurado destacó el "rigor artístico" de su director, Shivajee Chandrabhushan, y la "eficacia narrativa que plasma de forma sensible, sencilla y humana". En cuanto a la Alhambra de Bronce, el premio especial del jurado, dejó huella "la frescura de la mirada documental que acompaña a los personajes en la búsqueda de lo diferente sin perder el amor a sus raíces culturales".

En la entrega de premios, que tuvo lugar en la Plaza de las Pasiegas, no asomó Eduardo Coutinho. Las claves de su fobia a acudir a los festivales las ofreció en la presentación de la cinta el director de casting de Jogo de cena, Ernesto Piccolo. "Sería casi incapaz de estar las catorce horas del viaje desde Brasil sin poder encender un cigarrillo". Precisamente fue Piccolo el encargado de comunicar al director el nuevo galardón que incluir a su largo curriculum. "Está conmovido con el premio porque, con total sinceridad, no se lo esperaba".

Pero más contento se mostró aún cuando le informaron de un dato para él desconocido: la Alhambra de Oro lleva consigo 50.000 euros para el productor y 20.000 para el distribuidor español. Además, un premio en Europa tiene un "carácter especial" para un autor brasileño. Según su 'enviado especial', "es algo muy importante, sobre todo por la confluencia de distintas cinematografías y porque Granada tiene mucho de mágico en el resto del mundo".

El documental de ficción narra las historias reales de 23 mujeres que son encarnadas por otras tantas actrices. Piccolo realizó el casting a más de doscientas mujeres, las cuales no recibieron instrucción alguna del director hasta el día de rodaje para no perder la espontaneidad a la hora de contar truculentas historias personales. Pero con la Alhambra de Oro, Jogo de cena tiene un final feliz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios