José Infante satiriza el amor 'gay' en su libro 'El dardo en la llaga'

  • El poemario, presentado ayer, es una reflexión sobre la homosexualidad desde dentro

Elperiodista, escritor y poeta malagueño José Infante presentó ayer en Granada, dentro del ciclo Los martes de la Cuadra Dorada en la Casa de los Tiros, su último poemario, El dardo en la llaga (poemas porno-satíricos), en los que, desde la ironía, la crítica o el desaliento, retrata el amor homosexual en tres escenarios distintos: La Habana, Torremolinos y Chueca. El libro pretende ser una reflexión crítica y satírica del mundo homosexual visto desde dentro.

"Es un libro sobre el sexo en el amor homosexual partiendo de los sitios en donde ese amor nace y muere", explicaba Infante poco antes de la presentación. "He escogido los lugares de La Habana, Torremolinos y Chueca porque tienen muchas diferencias, pero también muchos puntos en común. En los tres, el punto en común es la homosexualidad, pero cada uno tiene su propio punto de vista".

"En Torremolinos", explicó el poeta, "retrato la homosexualidad decadente. En Chueca es la historia del amor que no podía decir su nombre y que ahora lo grita a los cuatro vientos. Y en La Habana es donde más oscuramente se vive ese amor por motivos políticos. Allí la homosexualidad es mercenaria y maldita".

Infante explicó que el poemario "puede tener también una lectura sobre la fugacidad del amor, el paso del tiempo. Es un libro casi elegíaco. También trato el asunto con un lenguaje muy duro que quizá extrañe a los seguidores de mi obra y que se basa un poco en la tradición de la poesía satírica".

Pese al tema tratado, Infante considera que es un libro escrito para todo tipo de públicos. "Lo que se dice en ese libro sobre el amor homosexual puede ser perfectamente aplicado al amor heterosexual, a toda clase de amor".

Poemas cortos, concisos, directos. "He escrito con la idea del impulso inmediato y preciso", argumentaba. Y un tema de fondo casi siempre: la decadencia. "Quizá se deba a mi propia decadencia física. De cualquier modo, el paso del tiempo siempre ha estado muy presente en mi obra desde los comienzos. Pero sí es cierto que vivimos en una sociedad decadente".

Infante reconoce que hoy "los jóvenes desprecian todo lo viejo". "En la cultura homosexual, los jóvenes miraban a los mayores como una referencia. Era el caso de Walt Whitman, Lorca o Miguel Ángel. Esa admiración ha desparecido por completo. La juventud se ha convertido en un valor absoluto. En el imaginario gay, un homosexual joven sólo busca ahora a otro tan joven como él".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios