Josep Pons cierra su etapa al frente de la Orquesta Nacional

  • Desbloquear los problemas que arrastraba la formación ha sido uno de sus logros

Josep Pons, hasta hace unos meses director artístico de la Orquesta y Coro Nacionales de España (OCNE) se despidió ayer tras nueve años en el cargo en el transcurso de un acto celebrado en el Auditorio Nacional de Música en el que ha hecho balance de esta etapa y ha presentado la Memoria de su actividad en ese tiempo.

El desbloqueo de los problemas que arrastraba la formación ("me encontré con una Orquesta en huelga", recuerda), el equilibrio en el seno de la misma y la apertura del abanico estilístico, los considera sus logros aunque algunas aspiraciones hayan quedado por el camino, como el Festival América España o el proyecto de Música de Cámara, que la propia estructura de la Administración, de la que depende la OCNE, o la crisis han arrinconado.

A pesar de todo, Pons ha sido claro: "No me siento frustrado, otros recogerán los frutos", declaró en referencia a los nuevos tiempos que se avecinan y a la espera de que sea nombrado un nuevo responsable de la Orquesta por parte de las recién llegadas autoridades del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Pons, futuro responsable de la Orquesta del Liceo de Barcelona, reconoce que cuando se hizo cargo de la OCNE se encontró con "una orquesta con mucho carácter", lo que no considera algo negativo. Pero matiza, ante la pregunta de si esta formación era tan fiera como se la pintaba: "Desde luego no es una orquesta que mastica directores y luego escupe los huesos. De hecho, tiene energía, es vehemente y demuestra una entrega enorme hacia su trabajo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios