"Juan Ramón recomendó a Lorca que rechazase el elogio fácil"

  • El investigador onubense ingresó ayer en la Academia de las Buenas Letras de Granada con un discurso en el que analizaba la relación entre los dos autores

El investigador Manuel Ángel Vázquez Medel, catedrático de Literatura Española de la Universidad de Sevilla y presidente del Consejo Audiovisual de Andalucía, ingresó ayer en la Academia de Buenas Letras de Granada con un discurso en el que analizaba "la influencia de la vida y la obra de Juan Ramón Jiménez en Federico García Lorca".

-Usted es conocido en Granada como investigador y estudioso de la obra ayaliana, sobre todo desde su actividad como cosecretario de la Fundación en su primera etapa de funcionamiento. ¿Por qué no ha elegido Francisco Ayala como tema de su discurso?

-En primer lugar ha sido una deferencia, porque otros académicos ya habían elegido como tema de su discurso de ingreso la vida y la obra de Ayala. Por ejemplo, Antonio Chicharro tiene publicados dos discursos. También porque he buscado subrayar la relación entre Huelva, la ciudad en la que nací, y Granada, que ahora me recibe como académico. Más aún, a principios de 2008, cuando se cierra el trienio que conmemora el 50 centenario de la muerte de Juan Ramón Jiménez. He sido elegido miembro correspondiente por Huelva y he querido hermanar las dos ciudades en los dos nombres más importantes de la literatura andaluza. Y yo diría incluso de la poesía en lengua española y universal del siglo XX.

-¿Qué vínculo se estableció entre Lorca y Juan Ramón?

-Fue una relación de amistad y magisterio ejemplar en la que estuvo muy clara la importancia de Juan Ramón Jiménez. El encuentro entre ambos se produjo en la primavera del 1919 cuando Lorca fue a Madrid con una carta de Fernando de los Ríos en la que le recomienda visitar a Juan Ramón Jiménez. Ahí se estableció una relación muy intensa, y además se mantuvo. Prueba de ello es que en Canciones Federico va a dedicar un poema a Juan Ramón en el que destaca algunos de los rasgos de su poesía que más van a influir en su obra: la reivindicación de la poesía andaluza y popular.

-¿Esa "intensa" relación se mantuvo constante a través del tiempo?

-Hay varias etapas. En el año 1924 se produce la visita de Juan Ramón a la ciudad de Federico que dará lugar a ese libro espléndido que es Olvidos de Granada. Entonces había una excelente relación entre los dos autores. Luego, en 1928, año crucial y de crisis en la relación entre Juan Ramón Jiménez y los jóvenes poetas del 27, el andaluz universal escribe un texto duro indicando que Lorca debería tomarse en serio su faceta como creador, que debería rechazar el elogio fácil porque él esperaba de Federico una entrega muy especial a la literatura y a la poesía española del XX. En los años sucesivos, y a pesar de los problemas, he rescatado varios testimonios en los que se ve que nunca se rompió la relación entre ambos.

-Además de Lorca y Ayala, usted también ha trabajado sobre otros muchos poetas granadinos.

-Durante toda mi vida he estudiado la obra de granadinos universales como Ayala y otros creadores más jóvenes, como Antonio Carvajal o Luis García Montero. En mi discurso de ingreso he reivindicado la aportación de Granada a la literatura y, especialmente, a la poesía Española del XX.

-¿Cuál será su línea de trabajo en la Academia?

-El discurso de ingreso es el anticipo de lo que será una monografía mucho más extensa y detallada, que espero publicar a lo largo de 2008, sobre Juan Ramón y García Lorca. Pero estoy a disposición de la Academia para las tareas que en el futuro decida encomendarme en el ámbito de mi investigación. Sobre todo en un aspecto que ahora me ocupa y me preocupa en calidad de presidente del Consejo de Comunicación Audiovisual de Andalucía: la relación entre cultura, literatura y comunicación.

-Aparte de sus estudios académicos, está muy unido a la vida cultural de la ciudad.

-Afortunadamente así es. Mi relación con Granada es muy intensa desde finales de los años 70, cuando, como coordinador de la Enciclopedia de Andalucía, establecí muchos lazos con la ciudad. Siempre he estado en contacto con el área de Teoría de la Literatura de la Universidad de Granada. Con algunos de sus miembros, como Antonio Carvajal, Antonio Chicharro o Antonio Sánchez Trigueros y muchos otros, y con figuras como Ayala, me une una relación entrañable de amistad, de colaboración y de respeto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios