Julianne Moore, en Berlín con su plenitud lésbica

  • La actriz se convierte en esposa de Annette Bening en 'The kids are all right'

La actriz Julianne Moore dio ayer alas a la Berlinale convertida en esposa de Annette Bening en The kids are all right y encarnando una aparente plenitud lésbica, que se revela ambigua cuando aparece el donante de semen que las convirtió en madres.

"Da igual la orientación sexual de los padres, la vida familiar siempre es compleja, ser buenos padres es difícil. Si de pronto uno desencadena el caos le corresponde pagar por ello", sostuvo Moore en la presentación del filme en la sección oficial, aunque fuera de concurso, que defendió junto a su directora, Lisa Cholodenko.

Toda plenitud implica duda y eso es lo que plantea Cholodenko en la película, que arranca en el momento en que los hijos adolescentes deciden conocer a su padre biológico -Mark Ruffalo- y abren así la caja de Pandora alrededor del intruso que un buen día donó su semen por 60 dólares el frasco.

Moore es la parte femenina en la pareja y la que inevitablemente irá en busca de Ruffalo, el soltero empedernido que de pronto se crea la ilusión de pertenecer a una familia. Será la única en la aparentemente inexpugnable fortaleza homosexual que se permite el respiro de la duda. Y, ya puestos, gozará la experiencia. "La duda existe siempre, no hay amor sin duda, no hay pareja sin cuestionamiento. Cualquier familia se sustenta sobre la lealtad, eso es lo importante, da igual si quien está al frente son dos madres lesbianas o un padre y una madre", sostuvo la actriz.

"He hecho algo convencional a partir de la situación de una familia formada por dos madres, lo que, por otro lado, afortunadamente dejó de ser algo anómalo", admitió Cholodenko.

El corte es convencional, ni una pieza escapa al esquema y a nadie le asaltan dudas de que de lo que se desmadejó volverá al orden del ovillo. Queda por ver si sus secuelas quedarán en algún rasguño o en el cuestionamiento irreversible de la homosexualidad como algo absoluto.

Moore capitalizó los flashes de la jornada y alivió con esa típica comedia made in USA de Cholodenko una sección oficial cuyas dos participantes a competición del día fueron de digestión difícil. Por un lado, Kak ya Porvel Etim Letom (How I ended this sommer), de Alexei Popogrebsky, tras años sin participante ruso a competición; por el otro Shahada, ópera prima del afgano-alemán Burhan Qurbani.

Popogrebsky colocó al espectador ante la confrontación de dos personajes antagónicos en una estación meteorológica del círculo polar: un joven inexperto que rompe cuanto toca y su colérico colega, a punto de regresar a casa tras años entre hielos, al que el primero no se atreve a comunicar que acaban de morir su mujer y su hija, por temor a que la emprenda a tiros.

Qurbani retrata los conflictos de varios jóvenes musulmanes del Berlín multicultural, en un intento por reflejar que sus conflictos no difieren tanto de los de sus conciudadanos. "Quería mostrar la diversidad del Islám", afirmó el joven realizador. Su personajes van desde un joven nigeriano que trabaja en un mercado de abastos a un amoroso padre -e imán en la mezquita del barrio- que trata de entender a su hija, pese a que ésta optó por un estilo de vida nada acorde con el Corán.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios