La Junta se compromete a realizar un esfuerzo adicional para la OCG

  • El comité de empresa cuestiona la medida y la tacha de "acuerdo de mínimos"

El consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, comprometió ayer la máxima implicación de la Junta de Andalucía para resolver la crisis financiera de la OCG y aseguró que la "colaboración" con la orquesta granadina es "absoluta". En este sentido, recordó que el Gobierno andaluz ya afrontó el año pasado una inversión excepcional de 150.000 euros para el funcionamiento de la orquesta que elevó la aportación final a 1,4 millones.

En un encuentro con los medios, con motivo de su visita a la ciudad para una reunión del patronato de la Fundación Rodríguez-Acosta, el consejero explicó que la medida del pasado ejercicio fue el primero de los acuerdos a los que llegaron los miembros del Consorcio de la OCG. El otro acuerdo fue elaborar un plan de viabilidad de 10 años en el que las administraciones se comprometían a ampliar su aportación temporada a temporada "en la cantidad que fuera necesaria".

En el caso de la Junta, en 2018 supuso un incremento del 10%, una subida de la que se beneficiaron el resto de orquestas de Andalucía que, al igual que la de Granada, llevan enfrentándose a una reducción de más del 40% desde 2008.

Vázquez, que subrayó que es la institución que más aporta a la OCG, no dudó en exigir a todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Granada que compartan el compromiso de la Junta y sean "tan sensibles como su alcalde" en este tema. En ese sentido, instó a los grupos de oposición a alcanzar un acuerdo para que también haya un "aumento presupuestario" desde el Consistorio granadino.

La otra cara de esta moneda, los músicos, tienen un discurso muy diferente. Jaume Esteve, presidente del comité de empresa de la orquesta, y músico desde su fundación, valora el plan de saneamiento a diez años como "un acuerdo de mínimos". En primer lugar, porque esa subida proporcional de las aportaciones de las tres instituciones públicas "no llegarían a cubrir el capítulo 1" ni durante el primer año desde la puesta en marcha del plan, 2018-2019. Es decir, los salarios de los trabajadores no estarían si quiera garantizados con la medida defendida ayer por el consejero ante los periodistas.

Otro factor de peso por el que Esteve no está conforme con esta solución -que ya conocía el comité de empresa desde el pasado año-, es que genera más deuda aún porque contempla cubrir las programación, lo que supondría absorber un gasto extra bastante importante.

"Es la pescadilla que se muerde la cola", añade el músico. Y efectivamente, según él, el plan prevé un incremento en taquilla de 30.000 euros, cifra que en la actualidad no se cumple. "En primera instancia", lamentó, "porque no tenemos tantas butacas".

Otra de las explicaciones para este bucle de deuda, dice Esteve, es que el dinero recaudado de taquilla debe ir destinado a cubrir los gastos de programación, pero finalmente se orientará a cubrir los salarios. "Seguiríamos igual, echando mano de las aportaciones para pagar parte del capítulo 1", critica. "El plan de saneamiento no es funcional", enfatiza sobre el plan de subida paulatina de las aportaciones, "todo eso no cubre vestuario, grabaciones, subida del IPC, recuperación del montante de salarios anteriores o una programación adecuada".

En cuanto al Consejo Rector, para el que queda una semana, Jaume Esteve declara que pondrá sobre la mesa una fórmula rápido y efectivo. "Lo mejor sería una solución como la que han tenido los compañeros de Sevilla", es decir, una inyección de 800.000 mil euros con la que el agujero de deuda quedaría tapado "y se podría empezar a trabajar con normalidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios