La Kinky Beat atrona la Boogaclub

  • La banda barcelonesa lleva a Granada, en formato de trío, su último disco, 'Massive underground', un trabajo en el que se acerca a nuevas fórmulas, nuevos sonidos y un feroz espíritu reggae

La Kinky Beat lleva esta noche a la sala Boogaclub, a partir de las 23:00 horas, sus ritmos más desenfrenados mientras presenta, en versión de trío, con sound-system, su último trabajo discográfico, Massive underground, un trabajo en el que la formación ha dado una nueva vuelta de tuerca y se ha adentrado en el mundo del drum & bass y el reggae, en conceptos mucho más electrónicos que convierten su música en un auténtico torbellino de baile.

"En Granada nos presentamos con un formato diferente, con sólo tres músicos y un sonido más directo", explica Myriam Matahary, cantante de la formación. "Además de presentar Massive underground hacemos un recorrido por todos los temas de la banda aunque con un estilo distinto".

Massive underground, disco publicado el pasado año por el sello barcelonés Kasba Music, es, a juicio de la cantante, "un trabajo más definido a nivel estilístico, con mucho de drum & bass, y más dirigido hacia la música electrónica".

La banda ha decidido presentarse en Granada como un trío, y no como el sexteto que suele ser la formación habitual. "Funciona muy bien con la reducción de personal", explica Myriam. "Así podemos tocar en sitios más pequeños, algo que no podría hacerse si fuese el grupo al completo. Con la banda entera es mucho más difícil moverse, llevar la batería de un sitio a otro y demás. Ahora se reducen gastos. Además, somos muy fans de sound-system".

La Kinky Beat, como casi todos los grupos españoles con cierta veteranía, ha visto cómo los locales de música pasaron en unos años de contratar grupos para atraer la clientela a alquilar sus escenarios si las bandas querían tocar. "Han aparecido nuevas fórmulas y tenemos que resolverlas de nuevas maneras", comenta la cantante. "Hay que buscar nuevas salidas para la crisis, que los músicos no se pasen a la hora de cobrar, que los locales no se pasen a la hora de cobrar las copas, que las bebidas no tengan precios desorbitados. Se trata de que todo el mundo arrime el hombro. No tiene sentido que una banda cobre un caché bajísimo si luego el local cobra ocho euros por una cerveza. Tiene que ser todo el mundo el que se muestre solidario. Las cosas deberían ser más equitativas".

La temática de La Kinky Beat en sus canciones es muy variada. "Hay canciones de amor, sí, pero lo cierto es que nuestras letras suelen tener bastante contenido", señala Myriam Matahary. "La Kinky Beat es una banda que está posicionada. Hay muchas canciones que hablan de nuestra forma de vivir, de la situación actual en la que nos encontramos". Y esa situación es la que la formación mostrará esta noche con su potente directo, sus ritmos frescos y un escenario incendiario.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios