Exposición sobre la revista 'gallo'

La'cresta' de Lorca

  • El Museo de Bellas Artes acoge una exposición sobre la revista 'gallo' que fundó Lorca en 1928 para conectar Granada con las vanguardias estéticas del momento

Comentarios 1

Fue un kikirikí efímero, pero su eco perdura 80 años después. La revista gallo, impulsada por Federico García Lorca en 1928 y que duró sólo dos números, es la protagonista de la nueva exposición en el Museo de Bellas Artes, en el Palacio de Carlos V. "Era una revista alegre pero de combate, muy rigurosa pero con mucho sentido del humor, con un apasionamiento rebajado con la ironía", explicó en la presentación el poeta Luis Muñoz, comisario de la muestra.

Gallo. Interior de una revista, que está organizada por el Patronato de la Alhambra y Generalife y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC), muestra la historia de la publicación con más de 170 obras pertenecientes a colaboradores como Salvador Dalí o Pablo Picasso. Y aunque próximamente saldrá un nuevo facsímil de la publicación -según adelantó José García-Velasco, presidente de la SECC- la muestra lleva al siglo XXI a Lorca y sus 'compadres': en la muestra, en vez de humedecer el dedo para pasar las páginas, basta con tocar la pantalla, ya que los distintos artículos que aparecieron en gallo están digitalizados entre los diferentes manuscritos y las obras de arte.

La muestra ofrece en cuatro secciones un recorrido por la gestación de la revista a través de cartas, manuscritos, fotografías y dibujos, como los que Lorca envió a sus amigos para invitarlos a participar en el proyecto.

Uno de las piezas que recoge la muestra es la carta que Lorca escribió a Jorge Guillén, en marzo de 1928, donde anunció: "Quiero hacer un artículo sobre tus versos en una primorosa revista que va a salir en Granada hecha por los niños que llegan con talento. ¡Granada es estupenda! Yo la dirijo desde lejos. Le he puesto este subtítulo: Revista de alegría y juego literario". Pero, en contra de lo que pudiera parecer manejando Lorca los hilos, en la revista hubo poca poesía.

Según explicó Luis Muñoz, "pretendía ser la plataforma de los jóvenes artistas, donde querían dar la vuelta a la inquietud y la amargura que sentían por una ciudad anclada en el pasado por una ciudad incorporada a los nuevos tiempos y a las vanguardias de Cataluña y del resto de Europa". Quería ser un espacio 'antiprovinciano'. De hecho, el proyecto de Lorca fue el portavoz de un grupo de jóvenes creadores de Granada, como Manuel López Banús y Enrique Gómez Arboleya, que se reunían junto a otros amigos y colaboradores en la tertulia El Rinconcillo de Granada. Además la revista reivindicó el trabajo plástico de dos pintores granadinos de la Escuela de París, Ismael G. de la Serna y Manuel Ángeles Ortiz.

"Es una exposición muy interesante y muestra las claves y el ambiente intelectual de una época y de unas personas irrepetibles", dijo Laura García-Lorca mientras llevaba su vista de un sitio a otro. "Es una muestra de cómo intentaron gestar una nueva España en conexión con Europa, y todo ello con un ambiente afectivo determinante". El canto del gallo más literario se podrá escuchar en el Museo de Bellas Artes hasta el 14 de septiembre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios