Lápices de Luna nace para combatir la 'literhartura'

  • El periodisa y escritor Juan Luis Tapia estrena el nuevo sello con 'Haiku-Sex', un centenar de poemas de corte erótico

La editorial Lápices de Luna (El tacón rojo), que defiende una nueva forma de entender y realizar el libro para combatir la 'literhartura' y ofrecer un renovado concepto de edición, se estrena con la publicación de Haiku-Sex, un centenar de micropoemas con la fórmula nipona del periodista Juan Luis Tapia.

La obra esta compuesta por un centenar de haikus -pequeños poemas japoneses-, firmados por el periodista y escritor granadino Juan Luis Tapia, que también ha publicado recientemente Mar de frente, un poemario a modo de marina vital.

Haiku-Sex suma a los micropoemas las ilustraciones de María Sol para componer el nuevo concepto de libro que defiende un formato que busca que el lector se adentre en el territorio de la palabra y los sentidos, "así sin más", explican los responsables de la editorial.

La editorial nace con el objetivo de "dar luz a la cara oculta, olvidada y silenciada de la cultura a la vez que descubrir nuevas voces", explican sus responsables, la directora editorial Blimunda Salas, el editor y autor del primero de sus títulos, Juan Luis Tapia y la responsable de arte y diseño, María Sol.

El nuevo sello editorial aspira a ser fiel al concepto de libro como "objeto de culto, de fetichismo literario y como portador de un conocimiento que no está reñido con el placer" en una apuesta por la poesía y el relato erótico, una nueva forma de desnudar la parte más carnal del cuerpo literario.

Juan Luis Tapia explica que su obra "lejos del discurso literario tradicional y de las teorías académicas" busca una lectura reposada para encontrar los matices escondidos en los micropoemas, a los que invita a volver una y otra vez. "Lo que he querido es despertar en el lector la emoción de una escena, de una reflexión, de un acto relacionado con el sexo y, por supuesto, con el placer. Creo en la mística de la carne, en que hay posiciones y sensaciones de deseo sexual que se confunden con lo espiritual, y a las muchas místicas me refiero, entre ellas a Santa Teresa de Ávila", explica Tapia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios