Laví e Bel sale a la calle

  • La compañía granadina ofrece ahora precios más asequibles para asistir a su 'Cabaret Popescu'

Dos mandamientos básicos conforman la religión de Cabaret Popescu: Si la calle no acude al teatro, es el teatro el que debe salir a la calle y, si lo hace, mejor que lo disfrute con la barriga llena. Eso sí, correrá a cargo del chef Álvaro Arriaga. El nuevo espectáculo de la compañía granadina Laví e Bel da la mano a la cocina de diseño, la mezcla: "actores ligeros, digestivos y ágiles" y "comida salpicada de momentos misteriosos". Quizás sea necesario digerir estas premisas.

Viernes por la mañana, el termómetro marca 35 grados, la gente pasea intentando encontrar un atisbo de brisa. La música procedente de un autobús descapotable les sorprende. Chaqueta, pantalón largo, tirantes, sombreros, camisas, plumas, visten a curiosos personajes que gritan, bailan y tiran panfletos creando un divertido ambiente cabaretesco. "¡No nos miren ojiplásticos, vénganse esta noche!", gritan aquellos singulares personajes.

Entre fotografías, besos y contoneos, el peculiar cabaret acercaba la mano desde la terraza para invitar a todo aquel que pasaba por la calle a embarcarse en un "viaje de placer", mensaje que acentuaba la pegadiza música que les amenizaba el paseo. "Nuestro cabaret es muy picaresco y cosmopolita, se interpretan canciones en diferentes idiomas, es como dar una vuelta al mundo", explica Nerea, una de las dos actrices que conforman el show. Los niños miran asombrados y saludan, como los mayores , quienes además de regalar su sonrisa a la compañía les piden una foto de recuerdo, el teatro incluso decide pisar la calle y mezclarse entre los ciudadanos. "La gestión teatral está cambiando, tenemos que salir a la calle, fusionarnos, aunar fuerzas, reinventarnos y sobre todo tener una mayor implicación", reconoce Piñaki, uno de los actores.

Tras quince días de espectáculos, el Cabaret Popescu clama sus nuevas ofertas. A partir de ahora, aquellas personas interesadas en ver su teatro, pueden hacerlo a precios "más populares": la cena pasa a ser opcional, reduciéndose la entrada a 22 euros (el precio individual del espectáculo completo es de 54 euros) o bien, se ajusta el precio a grupos, para los que se hace un descuento que oscila entre los cuatro y los catorce euros, a razón del tamaño del mismo. "La gente nos asegura tras el show que el precio es consecuente con lo que ofrecemos, aunque pueda parecer caro al principio", aseguran los actores. Y más aún en tiempos de crisis.

La cena bajo las estrellas que propone la compañía granadina experta en cabarets, ofrece un distinguido número de camareros que, tras pasar por distintos roles se sumergen en un postre de noventa minutos "de humor en todos los colores" que intentará dar el broche de oro a la noche estival del Centro Cultural CajaGranada. Confiesan que el ambiente se convierte en familiar desde el inicio. "La gente habla durante el show, llevamos tres o cuatro funciones muy cálidas, en las que parece que todo el público se pone de acuerdo, ayer se lo comentaba yo al público y me decían que tenían la misma sensación", cuenta el que será el mayor flowepower de la noche, Antonio Leiva.

La idea de esta miscelánea entre artes surge de la búsqueda del director, Emilio Goyanes, de un cabaret estable, para el que se hicieron las primeras pruebas en el local de ensayo de Laví e Bel, con cinco cenas privadas que, según afirma la compañía fueron tan exitosas que permitieron dar el salto a este nuevo proyecto. Liñaki Gómez, una vez abandonadas las plumas tras el paseo, explica que para él el indicativo más "potente" del interés del espectáculo es que tras la obra, muchos deciden quedarse a charlar con ellos a la vez que toman una copa. Para después pasar a dejar un pedacito de sus impresiones en un libro de visitas que servirá de recuerdo e incentivo a la familia Popescu.

De jueves a sábado, todo aquel que quiera pasar una noche veraniega especial, puede hacerlo de la mano de esta compañía de teatro granadina, en muchas ocasiones desconocida, que se une por primera vez al "suculento placer" del menú de Álvaro Arriaga hasta el 15 de septiembre, para después viajar quizás con este proyecto a otras ciudades españolas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios