Lebrero seguirá al frente del Museo Picasso otros tres años

  • El organismo prescinde de la plaza de gerente tras el despido de Elisa Maldonado

El guión adoptado fue más o menos el que se esperaba. José Lebrero seguirá al frente del Museo Picasso Málaga como director artístico (en realidad no serán necesarios apellidos para identificar su cargo) durante otros tres años después de que el Consejo Ejecutivo de la pinacoteca decidiera ayer renovar su contrato, que expira el próximo 20 de octubre. Así lo anunciaron en rueda de prensa tras la reunión el consejero andaluz de Cultura; el presidente del Consejo, Bernard Ruiz-Picasso; y el mismo Lebrero, que agradeció la decisión al organismo rector con un especial acento puesto en la familia Picasso.

Lebrero, no obstante, y como ya se prevía, verá reducido su salario en más de un 20%, una medida que, según afirmaron fuentes de la Junta de Andalucía en un comunicado enviado posteriormente, "obedecen a criterios de austeridad y eficiencia en la gestión necesarios en los actuales momentos de crisis económica mundial". Alonso mostró su satisfacción por el acuerdo y afirmó que en los tres últimos años Lebrero ha desarrollado un trabajo "intenso, comprometido y de futuro". En la memoria de todos los presentes latía la polémica suscitada en junio del año pasado a cuenta de la exposición temporal Viñetas en el frente, que recibió el rechazo frontal por parte de Christine Ruiz-Picasso a través de un escrito enviado a los medios. El puesto de Lebrero peligró entonces hasta situarse entre la espada y la pared, y fue la mediación del entonces consejero, Paulino Plata, la que logró finalmente sosegar los ánimos. No resulta extraño considerar que el apoyo de la Junta ha vuelto a ser decisivo para que Lebrero continúe al frente del Picasso.

Bernard Ruiz-Picasso se limitó a recordar con naturalidad que el museo se enfrentará durante los próximos años a una situación económica que afecta de manera decisiva al arte en todo el mundo, aunque tampoco dudó en enviar un recado a Lebrero cuando le señaló como el aliado "con el que vamos a seguir trabajando en el desarrollo de una programación artística coherente". Había contenido de sobra para leer una advertencia entre líneas, pero, eso sí, en tono exquisitamente cordial.

Por último, de manera escueta, Luciano Alonso anunció la decisión acordada por el Consejo Ejecutivo el pasado 11 de julio para la amortización del puesto de director gerente, después de que Elisa Maldonado, que entonces ocupana el puesto fuera despedida después de que el pasado 2 de diciembre fuera convocada a declarar ante el juez como imputada en el caso Nóos. El mismo Consejo asumirá a partir de ahora las funciones implícitas en el cargo. También en la reunión de ayer se modificó la conformación de los miembros de las diferentes comisiones que conforman la estructura del Consejo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios